Asesinato de Americano en Cuba sigue sin ser castigado

Mi padre descubrió que los hermanos Fidel y Raúl Castro ordenaron contratar a un amigo suyo para que lo asesinara, para que luego el régimen culpara al Gobierno de los Estados Unidos de su muerte, con el fin de desatar una guerra entre Americanos por motivos raciales, en ese tiempo los afroamericanos luchaban en las calles por los Derechos Civiles.

Miriam Brown hija del veterano americano Francis Brown
Miriam Brown, hija del veterano americano Francis Brown

Este es el caso de la maldad más grande y de mayor prolongación en el tiempo cometida por los hermanos Castro contra un americano y su descendencia. Lamentablemente, para mantener este caso en silencio, los dictadores cubanos han contado con legisladores americano facilitadores del régimen opresor.

Es hora de que los implicados en prolongar este crimen, paguen las consecuencias por sus actos, se haga justicia y mi padre sea honrado. Mi padre no sólo fue una víctima más del Castrismo, mi padre fue un negro americano que amó y honró a los Estados Unidos y a su bandera. E’l fue un mártir del silencio y del abandono del Partido Demócrata de los Estados Unidos, para complacer a los hermanos Castro, asesinos de Americanos.

Mi nombre es Miriam Brown Borges.

Soy hija del Americano Francis Brown, Veterano de la Segunda Guerra Mundial en la Marina de los EE.UU. Trabajó como empleado federal de los Estados Unidos por más de 20 años en la Base Naval de Guantánamo.

1962.- Administración Demócrata en los Estados Unidos

Mi padre descubrió que los hermanos Fidel y Raúl Castro ordenaron contratar a un amigo suyo para que lo asesinara, para que luego el régimen culpara al Gobierno de los Estados Unidos de su muerte, con el fin de desatar una guerra entre Americanos por motivos raciales, en ese tiempo los afroamericanos luchaban en las calles por los Derechos Civiles.

Pero mi padre frustró el plan de los Castro y compareció ante la Seguridad del Estado diciendo que había descubierto el plan y, por lo tanto, él iba a permanecer en territorio cubano hasta que pudiera venir a Estados Unidos conmigo. Mi padre tenía a su favor la guarda y custodia total de mi persona, mediante orden de un juez cubano en juicio efectuado en la ciudad de Guantánamo. Desde un año de nacida yo vivía legalmente en la casa de mi padre.

1964-. Administración Demócrata en los Estados Unidos

En el mes de Julio del año anterior mi padre tenía visa para viajar conmigo legalmente a los Estados Unidos, yo tenía 5 años de edad. Pero el siguiente año, por órdenes expresas de Fidel y Raúl Castro, fui arrancada a la fuerza de los brazos de mi padre, 6 días antes de salir de Cuba; me llevaron con él a la oficina de la inteligencia militar cubana de la Ciudad de Guantánamo. Mi padre fue acusado ese día de ser un yanqui que había secuestrado a una niña cubana, a pesar de que él tenía la custodia total de mi persona a su favor.

Ese día, en mi presencia oficiales de la inteligencia cubana le dijeron a mi padre que no podía salir de Cuba ni siquiera ilegalmente; porque si él salía de Cuba, yo pagaría las consecuencias. A pesar de que era Americano, le circularon su pasaporte y le prohibieron regresar a los Estados Unidos porque Fidel y Raúl Castro no querían otro Caso Brown en Cuba, como el Caso Brown vs. Junta de Educación de los Estados Unidos.

Mi padre fue interrogado insistentemente sobre su amistad con Thurgood Marshall, a quien conoció personalmente. En ese tiempo Marshall era Juez del Tribunal de Apelaciones del Segundo Circuito de los EE. UU. Castro hizo un paralelismo político con el Caso Brown defendido por Marshall en USA, mi padre tenía familiares en el liderazgo nacional de la NAACP, eso preocupaba a los Castro, quienes ordenaron separarme de mi padre y dictaron que yo nunca podría regresar a la casa de mi casa paterna ni llegar a los Estados Unidos. Mi papá quedó preso ese día.
La Seguridad del Estado Cubano le impuso a mi padre que solo podía visitarme una vez al mes, a veces cada dos meses, pero siempre acompañado por dos militares. Dijeron en mi presencia a mi madre biológica, que cuando ella supiera que mi papá estaba en el hospital, inmediatamente me llevara a otra ciudad; porque yo no podía asistir al funeral de mi papá . Viví todos los días de mi vida con el terrible temor de recibir la fatídica noticia.

Por cartas y buenos testimonios de vecinos que dijeron que yo vivía en la casa de mi padre desde que tenía un año de edad y documentos que probaron que yo era su hija; luego de unos meses lo pusieron supuestamente “en libertad”. Mi padre estaba vigilado todo el tiempo, incluida su correspondencia; por lo que tuvo que romper comunicación con sus familiares y amigos en los Estados Unidos.

1978-. Administración demócrata en los Estados Unidos

El Senador Dick Durbin y funcionarios de salud americanos, incluido el Dr. Robert Barish de la Universidad de Illinois, en una visita a Cuba
El Senador Dick Durbin y funcionarios de salud americanos, incluido el Dr. Robert Barish de la Universidad de Illinois, en una visita a Cuba.
El Senador de Estados Unidos Richard Lugar se entrevista con Fidel Castro en La Habana
Richard Lugar with then-Senator Barack Obama in August 2005 near Perm Russia
Richard Lugar with then-Senator Barack Obama in August 2005 near Perm Russia
El Senador Dick Durbin fue quien llevo a Barack Obama a la Presidencia de los Estados Unidos y es ademas el autor intelectual de la politica de la Administracion Obama hacia Cuba
President Barack Obama speaks with, from left, Sen. John Thune, R-S.D.; Sen. Chuck Schumer, D-N.Y.; Sen. John Cornyn, R-Texas; Sen. Dick Durbin, D-Ill. and Senate Majority Leader Mitch McConnell, R-Ky. following a meeting with the bipartisan, bicameral leadership of Congress in the Cabinet Room of the White House, Jan. 13, 2015. (Official White House Photo by Pete Souza)
This official White House photograph is being made available only for publication by news organizations and/or for personal use printing by the subject(s) of the photograph. The photograph may not be manipulated in any way and may not be used in commercial or political materials, advertisements, emails, products, promotions that in any way suggests approval or endorsement of the President, the First Family, or the White House.

El Presidente Jimmy Carter en 1978 aprobó los viajes de cubano-americanos a Cuba, para que no se supiera en los Estados Unidos sobre lo que le hicieron a mi padre en Cuba, Castro y su pandilla decidieron matar a mi padre el 27 de Abril de 1978, también para que el caso de no afectara las recompensas que en ese momento, el régimen comunista de Cuba necesitaba recibir de la “APERTURA DEL EX PRESIDENTE JIMMY CARTER”.

Mi padre fue asesinado en el Hospital de Guantánamo con una inyección el 27 de Abril de 1978, un día después de ser interrogado por un oficial de la Seguridad del Estado. El entró al hospital caminando, él era buzo de la Marina de los EE. UU, era un hombre de alta estatura y la corpulencia de los Navy Seals Americanos. No estaba enfermo, solo tenía la presión arterial alta.
Cuando recibió la inyección comenzó a formar espuma en la boca y murió poco después de recibir la inyección. El médico que le puso la “inyección” abandonó el hospital de inmediato. El crimen fue cometido el 27 de abril de 1978 en el Hospital de la Ciudad de Guantánamo, propiedad del régimen de los Castro.

El día antes de que los Castro ordenaron matar a mi padre en Guantánamo; en La Habana padre de mi bebé por nacer, asistió a una invitación de su jefe, él estaba en el servicio militar obligatorio, y según él, tuvieron la “amabilidad de honrarlo” con esta invitación y él debía ir con su esposa (yo). Un alto militar puso un plato de comida en mis manos y me dijo que él era el jefe del padre de mi bebé por nacer, le dije gracias y comí un poco. Estaba embarazada esperando tener a mi primer bebé dos semanas después.

En la noche, tuve un dolor estomacal muy fuerte. En la mañana llegué inconsciente al Hospital Materno Infantil Hijas de Galicia del Municipio 10 de Octubre en La Habana. Cuando recupere el conocimiento yo estaba envuelta en sangre, escuché que tenía hemorragia interna, después de eso perdí el conocimiento otra vez. Eso ocurrió el 27 de Abril de 1978, en Ciudad de La Habana; ese mismo día y al mismo tiempo en Guantánamo, mi padre fue asesinado por un “doctor” (inteligencia cubana).

En el hospital de maternidad de La Habana, me introdujeron un objeto punzante en la vagina y perforaron el cráneo de mi feto dentro de mi vientre, faltando solo dos semanas para nacer. Esa fue la forma que Castro utilizó para hacer cumplir la orden que él dio en 1964, de que yo no podía asistir al funeral de mi padre.

Mi bebé nació vivo, pero el médico del Hospital de Maternidad Hijas de Galicia en La Habana, Cuba, lo dejó morir sin darle ninguna asistencia. Cuando pedí explicación en el Hospital Materno, me dijeron que necesitaban orden de la Seguridad del Estado para informarme. Luego que consultaron me dijeron que no asistieron al bebé porque el daño craneal por el objeto del “error” médico, era irreversible.

Luego supe que quien me dio el plato de comida la noche antes al asesinato de mi padre, la persona que conocí como El Furry, es el cruel General Abelardo Colomé Ibarra. Quien como burla, tiene a algunos de sus hijos viviendo aquí, en los Estados Unidos, disfrutando del “IMPERIO”; mientras yo sigo siendo rehén del Castrismo dentro de los Estados Unidos de Norte America, donde vine legalmente y “protegida” por el gobierno, en la administración del presidente afro americano, quien dio todo a cambio de nada a los asesinos de mi padre y de otros Americanos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.