Un noble mamífero que no reconoce enemigos

El delfín es el único animal en el mundo que no reconoce enemigos, excepto por los seres humanos. Por añadidura, la fuerza y la agilidad del delfín hacen una formidable combinación con su figura esbelta, estilizada, elegante, bella.

Dayi Anaya y Delfín Wilson en Howk's Cay Resort en el Sur de La Florida USA
Dayi Anaya y Delfín Wilson en Howk’s Cay Resort en el Sur de La Florida USA

Mas el delfín está dotado de una asombrosa inteligencia notable en los dos reinos, tanto entre los animales como comparado con los humanos. Por otra parte, los hombres no están seguros de cuál es la longevidad de un delfín.

Muchas interesantes características pueden ser descritas de los delfines, y entre ellas su formidable velocidad y agilidad de movimientos en el agua, su único medio de existencia. Son esas cualidades básicas las que le permiten al delfín que pueda ser clasificado como uno de los animales del planeta que no reconocen enemigos, incuso tampoco el hombre puede vencer a un delfín en enfrentamiento de igual a igual y desarmado el humano.

Y he aquí la grandeza de la sabiduría de Dios en la creación de la Naturaleza y en particular de los delfines. En tanto que un ser poderoso por sus cualidades físicas, bellísimo por su agradable figura, y de conducta amigable y cordial con todos, el delfín sin embargo no acepta las agresiones de los tiburones, ballenas asesinas y cualquier otro depredador, ni en grupos ni solitarios, y puede matarlos fácilmente con la terrible pegada de su hocico que le llega al adversario a insospechada velocidad.

Esa es parte de la enseñanza del creador que deberíamos tomar en cuenta los humanos libertarios. Se puede ser noble y bueno como el delfín, y también deberíamos tener la entereza suficiente para rechazar enérgicamente la violencia física de los esbirros agresores y no permitir el ultraje de nuestra dignidad.

Es por eso que un notable guerrero como lo fue Pablo de Tarso escribió:

“Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que con injusticia detienen la verdad; porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto; porque Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de Él, su eterno poder y Divinidad, son claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por las cosas que son hechas.” (Romanos 1:18-20)

Leave a Reply

Your email address will not be published.