Tiempos de deseos y de buenas intenciones

Por estas fechas , todo el mundo intenta ser un poco más feliz que de costumbre, y aparecen intenciones de todo tipo, familiares, amigos, enemigos, hasta para uno mismo en algunos casos; al final, podemos decir que son tiempos de deseos y buenas intenciones.

La manera agresiva en que algunos nos conducimos
La manera agresiva en que algunos nos conducimos. Dibujo de Laz, Cubano

Soy de los que normalmente no pido deseos para mí, pero este año voy a pedir mis tres deseos; he caído en cuenta de que si tuviera una varita mágica – primer deseo-, me gustaría tener un mute -segundo deseo-; si amigo, eso mismo un mute, ese botón normalmente representado por un altavoz cruzado por una x; pero no un botoncillo para el índice no, un mute a lo bestia, para presionarlo sentándole el culo encima.

Pensadlo bien, desde que el creativo señor Coreano-Japones desconocido lo inventase, no hemos tenido ocasión de reflexionar sobre la importancia de ese botón en el cuadro de mando de nuestros aparatos de sonido, y agradecerlo. Cuantas veces he silenciado una declaración de un populista en la radio?, o esa canción que te martilla la sien no por su melodía precisamente?, o la voz meliflua de un vendedor de anuncios impertinentes de final de película?. No podéis negarme que es un invento genial cuando quieres encontrarte, alejarte del ruido; de la tontería; de la estupidez; de la confusión.

Por ello, hoy quisiera tener un mute, grande de frecuencia transcontinental, y posicionado rumbo Oeste, y apretar fuerte hasta que alcance a los objetivos y pausar:

-A los castristas, para que no puedan seguir contando sus mentiras a muchos, para que no puedan seguir difamando sus calumnias sobre tantos, para que la indecencia le de un respiro a esas gentes.

-A opositores, y proyectos de la oposición, porque tantos hablando sobre lo mismo sin un mínimo de uniformidad, solo producen confusión y ruido.

-Al exilio, para por razones parecidas a las de nuestros compatriotas de dentro, tengamos un momento de reflexión sobre si somos realmente útiles o un estorbo a la libertad.

Leave a Reply

Your email address will not be published.