Facebook y Twitter niegan petición de Pelosi de censurar video de ella rompiendo el discurso de Trump

La oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi (D-Calif.), solicitó que Facebook y Twitter retiraran un video editado que incluía juntos los momentos del discurso del presidente Donald Trump sobre el Estado de la Unión con un clip de ella rompiendo una copia del discurso. Ambas compañías de redes sociales negaron su petición, citando diferentes razones.

El vídeo, publicado por la cuenta oficial de Trump en Twitter, intercala el clip de Pelosi rompiendo los papeles al final del discurso con momentos de emoción y ovaciones de pie durante el discurso. “Poderosas historias americanas destrozadas por Nancy Pelosi”, dice un texto colocado en la parte superior del video.

El argumento de la presidenta parece ser que algunas personas pueden tener la falsa impresión de que ella rompió los papeles por la mitad repetidamente durante el discurso y no solo una vez al final del mismo.

“El último video falso de la presidenta Pelosi está deliberadamente diseñado para engañar y mentir al pueblo estadounidense y cada día que estas plataformas se niegan a retirarlo es otro recordatorio de que se preocupan más por los intereses de sus accionistas que por los intereses del público”, escribió el jefe de Gabinete de Pelosi, Drew Hammill, en un Twitter del 7 de febrero.

El portavoz de la campaña de Trump, Tim Murtaugh, respondió en un comunicado enviado por correo electrónico que “si Nancy Pelosi teme a las imágenes de ella destrozando el discurso, quizás no debería haberlo hecho”.

Política de contenidos

Facebook dijo que el vídeo no viola sus políticas con respecto al contenido engañoso porque éstas solo se refieren al contenido que muestra a las personas decir o hacer algo que no hicieron”, reportó CNBC.

Las nuevas reglas de Twitter contra el contenido engañoso aún no están en vigor y la compañía dijo que el video no viola sus reglas actuales.

El 4 de febrero, Twitter anunció nuevas reglas que en parte dicen lo siguiente:

“No se puede compartir engañosamente informes sintétizados o manipulados que puedan causar daño. Además, podemos etiquetar Tweets que contengan informes sintetizados y manipulados para ayudar a la gente a entender la autenticidad de los medios y para proporcionar un contexto adicional”.

Para determinar qué informes son “sintétizados o manipulados”, la empresa comprobaría “si el contenido ha sido editado sustancialmente de manera que altere fundamentalmente su composición, secuencia, tiempo o encuadre”; si “se ha añadido o eliminado cualquier información visual o auditiva (como nuevos fotogramas de vídeo, audio sobredimensionado o subtítulos modificados)”; y “si se han fabricado o simulado informes que representen a una persona real”.

Twitter dijo que empezará a etiquetar este tipo de contenido el 5 de marzo, pidiendo “paciencia” ya que “se cometerán errores en el camino”.

La compañía no especuló sobre si el vídeo de Pelosi sería censurado bajo las nuevas reglas.

La campaña de Trump y la oficina de Pelosi no respondieron a las peticiones de comentarios. Twitter y Facebook no ofrecieron ningún comentario más allá de señalar a The Epoch Times sus políticas de contenido y los anuncios previos de políticas de contenido.

Aumento de la censura

Las empresas de redes sociales han endurecido repetidamente sus políticas de contenido. Un documento interno de investigación de Google de 2018 titulado “El buen censor” argumentaba que las empresas de redes sociales con el tiempo se han alejado de honrar los principios de la libertad de expresión y se han acercado a la censura. Se han alejado de descripciones como “neutral”, “agregador” y “plataforma”, para ser mejor descritos con palabras como “politizado”, “editor” y “publicador”, dijo el documento filtrado a Breitbart.

Una de las formas en que las preferencias políticas de las empresas de redes sociales se manifiestan es a través de sus políticas de “discurso de odio”, según Michael Rectenwald, exprofesor de estudios liberales de la Universidad de Nueva York y autor de “Google Archipelago: The Digital Gulag and the Simulation of Freedom”.

Las empresas de tecnología han centrado sus reglas de “discurso de odio” en contrarrestar las ideologías de supremacía, pero pasan por alto los peligros de las ideologías de igualdad, que han demostrado ser mucho más mortíferas, dijo.

Las empresas “representan el izquierdismo —para sí mismas y para sus circunscripciones— como el sistema de creencias políticas por defecto sin fallos”, argumentó.

Asimismo, el “discurso de odio” es un estándar subjetivo imposible de aplicar de manera justa, de acuerdo a Nadine Strossen, profesora de derecho y expresidenta de la Unión Americana de Libertades Civiles.

Es mucho más probable que la gente de la izquierda política llame “odiosas” a una variedad de declaraciones, mientras que los de la derecha tienden a llamar “ofensivas, pero no odiosas” a las mismas declaraciones, según una encuesta de Cato realizada en 2017 (pdf).

Actualización: El artículo ha sido actualizado con las respuestas de Twitter, Facebook y la campaña de Trump.
Sigue a Petr en Twitter: @petrsvab

*****

¿Sabía?

Google estaría intentando evitar la reelección de Trump


ACLARACIÓN IMPORTANTE: ReporteroCubano.Net no necesariamente comparte las opiniones políticas que se expresan en los artículos tomados de otros medios de información. | Visite la fuente para más información