Sanciones económicas merman las ganas de Irán de intensificar el conflicto con EE.UU., según expertos

Las sanciones económicas contra Irán están surtiendo efecto, coinciden expertos en declaraciones a The Epoch Times. Sin embargo, los puntos de vista divergieron sobre la naturaleza del impacto y sobre el papel tan importante que las sanciones han desempeñado en la reticencia del régimen islámico a intensificar el conflicto después del asesinato de un general de alto rango.

El general Qassem Soleimani fue asesinado en Bagdad el 3 de enero por un misil disparado desde un drone estadounidense. El Secretario de Estado Mike Pompeo calificó el ataque como una medida preventiva para evitar que Soleimani ejecutara un ataque “inminente” contra los activos estadounidenses.

En represalia, los líderes iraníes ordenaron ataques con misiles balísticos que el 8 de enero alcanzaron dos bases iraquíes que albergaban tropas estadounidenses, infligiendo daños y lesiones que no ponían en riesgo la vida, sin reportes de muertes. El mismo día, en alerta máxima por señales de represalias estadounidenses, el ejército iraní derribó un avión de pasajeros ucraniano, poco después de que despegara del aeropuerto internacional Imam Khomeini de Teherán, matando a las 176 personas que iban a bordo.

Un hombre iraní sostiene una foto de una víctima del accidente de vuelo ucraniano 752 durante una manifestación frente a la Universidad Amir Kabir de Teherán el 11 de enero de 2020. (STR / AFP a través de Getty Images)

Algunos informes sugerían que el ataque de represalia de Irán, que había sido comunicado a las autoridades iraquíes de antemano y que no causó ninguna pérdida de vidas, estaba calibrado para evitar una escalada militar con un poderoso adversario.

“Lo que Teherán sabía era que un ataque directo al ejército americano probablemente hubiera convertido la actual batalla de sanciones y representantes en una guerra caliente entre los dos países, una que el liderazgo de Irán no quiere”, dijo Tho Bishop, consultor político y coordinador de medios de comunicación del Instituto Mises, a The Epoch Times.

“El grado en el cual las sanciones alteraron la respuesta militar de Irán al asesinato de Qasem Soleimani es menos obvio”, añadió Bishop.

Sam Bazzi, un analista de Oriente Medio y fundador del proyecto de monitoreo Hezbollah Watch, dijo que las sanciones fueron un factor que templó la respuesta de Irán, debido a que el país todavía tiene un déficit en su economía para absorberlas, la disuasión militar americana fue el factor clave que evitó la escalada.

“Las sanciones de Estados Unidos no han alcanzado su máxima extensión”, dijo Bazzi a The Epoch Times. “El año pasado, Mark Dubowitz, el CEO de la Fundación para la Defensa de las Democracias (FDD), dijo muy bien: ‘La aguja de sanciones ahora ronda los 6. Necesitamos llegar a 11′”.

“Como tal, hay mucho más espacio para dañar la economía iraní mientras que al mismo tiempo el incremento de los despliegues de tropas estadounidenses en la región impide que [el líder supremo iraní, el ayatolá Alí] Jamenei arremeta, ya que un contraataque estadounidense en una guerra total sería devastador para un régimen cada vez más vulnerable”, dijo.

“Estos factores han impedido hasta ahora que Teherán tome represalias proporcionalmente después del asesinato”, argumentó.

HMS DUNCAN un Destructor de Tipo 45 (Matthew Horwood/Getty Images)

Steve Hanke, profesor de Economía Aplicada en la Universidad Johns Hopkins, dijo a The Epoch Times que la reticencia de Irán a dar una respuesta más enérgica probablemente esté relacionada con la esperanza de obtener algún alivio de las sanciones.

“Al no reaccionar de forma identificable y visible, obviamente se mitiga la probabilidad de que se impongan sanciones adicionales y de que se obtenga algún tipo de alivio de las sanciones, ya sea a través de Europa, China, Rusia o alguna otra entidad no estadounidense”, dijo Hanke.

“Haciendo una enorme diferencia”

En una conferencia de prensa anunciando nuevas sanciones a un general iraní porque “supervisó la masacre de 148 iraníes indefensos en la región de Mahshahr”, el representante especial de Estados Unidos para Irán, Brian Hook, describió el impacto de la campaña de “máxima presión” de la administración Trump en la economía iraní.

“Las sanciones que hemos impuesto son las más duras de la historia”, dijo Hook en declaraciones el 17 de enero. “Están marcando una enorme diferencia, y el pueblo iraní está culpando con razón a su propio gobierno por 40 años de corrupción, mala administración y cleptocracia”.

El encargado de la administración de Trump sobre Irán dijo entonces que Teherán se enfrentaba a “algunas de las peores protestas” de su historia, añadiendo que las exportaciones de petróleo de Irán habían disminuido en más de 2 millones de barriles por día, reduciendo los ingresos petroleros del país en más de un 80 por ciento.

Brian Hook (der.), representante especial de Estados Unidos para Irán, habla en una conferencia de prensa en el Departamento de Estado en Washington, el 8 de abril de 2019. (Saul Loeb/AFP vía Getty Images)

“Esto equivale a una pérdida de alrededor de 50,000 millones de dólares anuales”, dijo Hook, y agregó que “el presidente Rouhani admitió que Irán había perdido 200,000 millones de dólares por las sanciones de Estados Unidos desde su reimposición. Irán también se enfrenta a una crisis bancaria con aproximadamente la mitad de todos los préstamos bancarios impagos”.

Hook dijo que más de uno de cada cuatro jóvenes iraníes no tiene trabajo y que la inflación es del 40 por ciento.

“Hoy en día, la pregunta que la gente se hace es si el régimen tiene la competencia para evitar un desastre bancario y la hiperinflación. (…) La economía iraní de este año podría contraerse hasta en un 14 por ciento”, añadió Hook.

Organizaciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) han notado la presión económica de Irán.

“La economía de Irán ha entrado en una fuerte recesión”, dijo el FMI en su más reciente Perspectiva Económica para Oriente Medio. “Se espera que la producción en 2019 se reduzca en un 9.5 por ciento a medida que las sanciones de Estados Unidos se sigan endureciendo”.

“Espiral de la muerte”

“La clave”, dijo Hanke sobre la economía de Irán, “es que realmente han estado en una espiral de muerte”.

Recientemente Irán subió al tercer lugar en la lista de los países más miserables del mundo del Instituto Cato, justo detrás de Venezuela y Argentina.

“Mi índice de Miseria modificado es la suma del desempleo, la inflación y las tasas de préstamos bancarios, menos el cambio porcentual del PIB real per cápita”, explicó Hanke, quien desarrolló la medida de la miseria.

Sin embargo, aunque la economía de Irán parece estar estancada en una caída en picada, Hanke dijo que los datos sugieren un nivel de inflación más bajo de lo que afirman las cifras oficiales.

Los tipos de cambio estables en el mercado negro entre el dólar estadounidense y el rial iraní, junto con otros datos de alta frecuencia que dijo monitorear diariamente, son consistentes con un nivel de inflación de 20 por ciento, argumentó. Esto apoyaría la observación de Bazzi de que la economía iraní conserva suficiente déficit como para amortiguar el impacto de las sanciones.

Hanke también dijo que el efecto de las sanciones se debilita a medida que los regímenes encuentran soluciones alternativas.

“La historia de las sanciones es siempre la misma”, explicó Hanke. “Las partes afectadas aprenden a adaptarse, a mitigar los efectos de las sanciones”.

Según el Instituto de la Paz de Estados Unidos, Irán ha utilizado una serie de tácticas para eludir las sanciones, incluyendo el almacenamiento de petróleo en su flota de petroleros en el mar, el disfraz de los buques y el apagado de los transpondedores para evitar su rastreo.

“Si hay un arte que hemos perfeccionado en Irán, y podemos enseñarlo a otros por un precio, es el arte de evadir las sanciones”, dijo infamemente el ministro de Relaciones Exteriores de Irán en diciembre de 2018 en el Foro de Doha.

Entre el 2 de mayo y el 10 de septiembre de 2019, al menos una docena de petroleros iraníes entregaron crudo a China, Siria y Turquía, señaló el Instituto.

Peor aún, las consecuencias no intencionadas de las sanciones son posibles, dijo Hanke, en el sentido de que pueden provocar un efecto de “defensiva bajo un ataque”. Aquí es donde la gente se reúne en torno a un régimen del que, de otra manera, está harta e inclinada a derrocarlo, ya que las sanciones pueden ser fácilmente presentadas como un ataque contra el pueblo, no contra los líderes del régimen. Argumentó que los líderes de Irán han sido eficaces en imponer esa percepción de las sanciones al público.

Hanke dijo que las raíces de la vulnerabilidad económica de Irán descansan en sus políticas intervencionistas.

“La economía es una economía intervenida y controlada por el estado. La mejor manera de pensar en ella es el intervencionismo. Tiene mucho socialismo”, dijo, y añadió que “ha empeorado cada vez más con el tiempo desde la Revolución”.

Dijo que es “inconcebible” que cualquier iniciativa importante pueda tener lugar sin “los dedos del Estado por todas partes” y que “esto pone en marcha la espiral de la muerte”.

“La pregunta es, ¿qué tan rápido va la espiral? Y eso determina cuándo van a tocar fondo”, dijo.

“Las sanciones sólo aceleran la espiral”.

Sigue a Tom en Twitter: @OZImekTOM

Video relacionado

Cómo China, Rusia, Irán y Cuba contribuyen a la inestabilidad de América Latina


ACLARACIÓN IMPORTANTE: ReporteroCubano.Net no necesariamente comparte las opiniones políticas que se expresan en los artículos tomados de otros medios de información. | Visite la fuente para más información

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *