Régimen chino despide a los jefes del Partido en el epicentro del coronavirus

Los funcionarios del epicentro del coronavirus, la ciudad de Wuhan y la provincia de Hubei, de los cuales Wuhan es la capital, han sido reemplazados, en medio de las crecientes críticas a la respuesta de las autoridades chinas al brote que oficialmente ha cobrado más de 1,000 muertes. Según los relatos de los expertos y testigos presenciales, incluso de entrevistas del Epoch Times con funerarias locales, indican que el número real de muertos es mucho mayor.

La sacudida provocó especulaciones sobre luchas políticas dentro de las filas del Partido.

Nuevos nombramientos

El medio de comunicación estatal Xinhua informó el 13 de febrero que el alcalde de Shanghai, Ying Yong, reemplazó a Jiang Liangchao para ser el jefe del Partido en la provincia de Hubei.

El mismo día, el jefe del Partido de la ciudad de Wuhan, Ma Guoqiang, también fue reemplazado por Wang Zhonglin, anteriormente jefe del Partido de la ciudad de Jinan en la provincia de Shandong.

Ambos funcionarios recién nombrados hicieron sus carreras en la Comisión de Asuntos Políticos y Legales (PLAC), una agencia del partido que supervisa el aparato de seguridad del país, incluidos los tribunales, la policía y la policía armada.

Ying, de 62 años, trabajó en el PLAC en la provincia de Zhejiang y Shanghai antes de ser ascendido a alcalde de Shanghai en enero de 2017.

Se cree ampliamente que Ying es leal al líder chino Xi Jinping, ya que trabajó con Xi cuando este era vicegobernador de Zhejiang en octubre de 2002.

Wang, de 57 años, solo había trabajado en la provincia de Shandong antes de este nuevo nombramiento. Nunca trabajó para Xi directamente, pero es considerado pro-Xi.

Ambulancias de protección y monitoreo de presión negativa se preparan para partir hacia Wuhan en Nanchang, en la provincia central de Jiangxi, China, el 12 de febrero de 2020. (STR/AFP a través de Getty Images)

Funcionarios despedidos

Los cambios de personal se produjeron en medio de aparentes desacuerdos entre las autoridades centrales y locales.

Ante las críticas públicas de las autoridades de Wuhan que criticaron su respuesta al brote, Ma culpó públicamente al gobierno central por no informar con precisión el número de infecciones.

En una conferencia de prensa del 28 de enero, dijo que las autoridades centrales no permitieron que los CDC de Hubei diagnosticaran la enfermedad hasta el 16 de enero; anteriormente, las muestras de los pacientes debían enviarse a Beijing. Incluso entonces, el CDC de Hubei solo tenía la capacidad suficiente para ejecutar unas 300 pruebas por día, dijo.

Más recientemente, un sitio web administrado por el gobierno de Wuhan, Hanwang, publicó un artículo que implicaba que las autoridades de salud centrales tenían la culpa: “Ya en diciembre [2019], el gobierno de la ciudad de Wuhan informó el brote a las autoridades nacionales de salud relevantes, quienes luego enviaron un equipo de expertos a Wuhan para investigar. El equipo de expertos dio un informe preliminar. Nuestro alcalde no tiene antecedentes médicos y siguió las sugerencias de los expertos. ¿Qué tiene de malo lo que hizo?”

Cifras de los informes

El mecanismo por el cual las autoridades contaron las infecciones también cambió luego de los nuevos nombramientos.

El 6 de febrero, la Comisión Nacional de Salud de China lanzó un nuevo “plan de prevención y control”, en el que los pacientes que dan positivo para COVID-19 en pruebas de laboratorio pero no muestran síntomas clínicos no se considerarían un caso confirmado. Si dichos pacientes luego mostraran síntomas, la categorización cambiaría a un caso confirmado.

Esto llevó a varios gobiernos locales a revisar su número de infecciones en los últimos días.

Luego, el 13 de febrero, Xinhua informó que las infecciones ahora se confirmaban si los pacientes mostraban síntomas y tomografías computarizadas consistentes con COVID-19. La corrección condujo a un aumento de casi el 41 por ciento, o más de 15,000 nuevas infecciones, en el total de diagnósticos confirmados de China en comparación con el día anterior.

Tang Jingyuan, comentarista de asuntos de China con sede en Estados Unidos, planteó la hipótesis de por qué las autoridades hicieron este cambio.

“Xi Jinping y los líderes del gobierno central quieren separarse de los funcionarios locales anteriores, lo que significa que quieren transmitir el mensaje de que fueron los funcionarios locales anteriores quienes no informaron la verdad”, analizó Tang.

Agregó que la reorganización del personal podría indicar que Xi planea dejar que los funcionarios despedidos se arriesguen por el fracaso de las autoridades para contener el brote.

Los expertos han dicho durante mucho tiempo que las infecciones en China probablemente sean mucho más altas de lo que se informó oficialmente.

El Imperial College London del Reino Unido publicó su último estudio el 11 de febrero, en el que sus científicos estimaron que solo una de cada 19 personas infectadas en Wuhan estaba siendo analizada para detectar si tenía COVID-19.

Además, estimó que el índice de letalidad (CFR) es del 18 por ciento entre las personas con síntomas graves en Hubei.

Video relacionado

¿El régimen chino está ocultando la gravedad del coronavirus?


ACLARACIÓN IMPORTANTE: ReporteroCubano.Net no necesariamente comparte las opiniones políticas que se expresan en los artículos tomados de otros medios de información. | Visite la fuente para más información

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *