En lista de represores cubanos Presidente del Tribunal Supremo

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FDHC) incorporó al Presidente del Tribunal Supremo, Rubén Remigio Ferro, a la lista de represores cubanos que lleva esa organización en el exilio desde hace un tiempo. En una carta enviada a Radio Televisión Martí, la FDHC comunica a Ferro que ha sido agregado a la “base de datos de represores cubanos”.

Presidente del Tribunal Supremo incluido en lista de represores cubanos
Presidente del Tribunal Supremo incluido en lista de represores cubanos

El pasado martes, Ferro desde su cuenta oficial de Twitter recalcó que la Ley 88, de Protección de la independencia nacional y la economía de Cuba sanciona “los actos y conductas que apoyen, faciliten o colaboren con los objetivos de la Helms Burton y establece severas penas para sus comisores”. Ferro refirió la Ley Mordaza, que no se aplica en la isla desde 2003, cuando 75 opositores pacíficos fueron condenados a penas de hasta 28 años de cárcel, en lo que se conoció como la Primavera Negra de Cuba. La FDHC le recordó al funcionario del régimen castrista: “se han iniciado procesos de enjuiciamiento y deportación de aquellos que después de reprimir a los ciudadanos en Cuba vinieron a reunirse con familiares y residir en Estados Unidos, mintiendo en el proceso migratorio”.

En junio de 2018 la FDHC expuso los casos de los expolicías Julio Orta Mateo, de Cárdenas, Matanzas; y Makbel Grau Rodríguez, de San Antonio de Las Vueltas, Villa Clara, ambos represores acusados por sus víctimas de abusar del cargo para reprimir en Cuba. En aquella ocasión, Juan Antonio Blanco, presidente de la FDHC, explicó a Radio Televisión Martí: “Existe una unidad del FBI que colabora con el ICE (Inmigración y Control de Aduanas, ICE, por sus siglas en Inglés), específicamente para localizar a personas que son criminales de guerra o han cometido abusos de derechos humanos”.

Como suele ocurrir, algunos represores han argumentado que sus actos represivos fueron ejecutados bajo el cumplimiento del deber, la FDHC le recordó finalmente a Ferro: “ese argumento ya lo usó infructuosamente en Nuremberg, en los llamados “juicios a los jueces” el destacado jurista alemán y juez nazi Ernst Janning. De nada le sirvió para esquivar su condena. A usted tampoco le va a funcionar en un futuro que ya no es tan distante. Piénselo”.

A continuación el texto íntegro de la Carta de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba:

Sr. Rubén Remigio Ferro  Presidente del Tribunal Supremo. República de Cuba. Mayo 10, 2019 Sr. Ferro, La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba desea informarle que hemos recién incorporado su ficha personal a nuestra base de datos de represores cubanos. Su decisión personal de poner su cargo como presidente del Tribunal Supremo al servicio incondicional de dictámenes del Ministerio del Interior así lo amerita.

No le corresponde estar amenazando a los ciudadanos que pacíficamente promueven un mejor país, Sr. Rubén Remigio Ferro. Debió dejarle esa faena a la policía. Usted parece no percatarse de que el tiempo de la impunidad para los represores cubanos se acaba. Las cosas están cambiando. A guisa de ejemplo, se han iniciado procesos de enjuiciamiento y deportación de aquellos que después de reprimir a los ciudadanos en Cuba vinieron a reunirse con familiares y residir en Estados Unidos, mintiendo en el proceso migratorio.

Por otro lado una nueva planilla de Western Unión demanda certificar que el dinero de la remesa no va a ir a parar a personas que por sus cargos en Cuba no pueden ser beneficiados por remesas procedentes de Estados Unidos. Es posible que usted considere que lo único que hace desde su cargo es aplicar las leyes que otros decidieron en la Asamblea Nacional y como tal no es responsable de la severidad de las sentencias.

Le recuerdo que ese argumento ya lo usó infructuosamente en Nuremberg, en los llamados “juicios a los jueces” el destacado jurista alemán y juez nazi Ernst Janning. De nada le sirvió para esquivar su condena. A usted tampoco le va a funcionar en un futuro que ya no es tan distante. Piénselo.

Fundación para los Derechos Humanos en Cuba

Leave a Reply

Your email address will not be published.