Nueva caravana sale de Honduras y rompe las vallas policiales para entrar a Guatemala

Grupos de inmigrantes hondureños salieron la noche del martes y la mañana del miércoles 15 de enero desde la ciudad de San Pedro Sula, en el norte de Honduras, en dirección a Estados Unidos luego de una convocatoria a través de redes sociales. Algunos migrantes rompieron las vallas policiales de la frontera para cruzar a Guatemala.

Policías revisan a los migrantes hondureños que viajan en un autobús en Omoa, en su camino de San Pedro Sula a Corinto, Honduras, en la frontera con Guatemala, como parte de una nueva caravana que se dirige a los EE.UU., el 15 de enero de 2020 en la mañana temprano.(Foto de ORLANDO SIERRA / AFP) (Foto de ORLANDO SIERRA/AFP vía Getty Images)

Un grupo de alrededor de 200 migrantes resolvió irse por noche hasta puerto fronterizo Corinto, en el departamento caribeño de Cortés. Los restantes, cerca de un millar de personas, la mayoría viajó al punto de Agua Caliente, Ocotepeque, en el occidente del país. Ambos lugares en la frontera con Guatemala.

Los migrantes primero llegaron a la estación de autobuses del servicio interurbano de la ciudad de San Pedro Sula con una bandera del país en azul y blanco al frente, coreando consignas. Según la agencia Efe, quienes se agruparon las primeras horas del martes en la terminal se reunieron con el exdiputado Bartolo Fuentes del partido Libertad y Refundación (Libre), antes de decidir hacia qué punto fronterizo partir. Fuentes es promotor de las fronteras abiertas para los migrantes que viajan hacia Estados Unidos.

En el cruce fronterizo de Corinto los migrantes hondureños rompieron hoy una valla policial y se fueron caminando a Puerto Barrios, en el departamento de Izabal, informó AFP.

Mientras tanto decenas de efectivos militares en San Pedro Sula resguardaron la terminal de autobuses durante toda la noche, mientras los inmigrantes dormían en las áreas verdes o aceras de la instalación del transporte terrestre. Algunos de los inmigrantes decidieron partir en vehículos particulares para avanzar más rápido a Agua Caliente y otros salieron hoy.

La caravana que partió este miércoles viajan jóvenes y también mujeres, familias con niños pequeños y personas con discapacidad. También menores de edad, muchos de ellos sin ningún acompañante, añade el reporte de Efe. Las autoridades de migración y de la estatal Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) les han informado que para ingresar a Guatemala los adultos basta con que lleven su carné de identidad, mientras que los menores de edad obligatoriamente necesitan pasaporte y una autorización de sus padres para poder salir del país.

Los inmigrantes que hablaron con Efe en San Pedro Sula, indicaron que no existe en ellos la preocupación de las nuevas medidas que ha adoptado el gobierno de Estados Unidos para frenar la migración de centroamericanos.

La mayoría de los viajeros pedirá asilo pero para cumplir con los criterios, los solicitantes deben demostrar que son, o serán, perseguidos por su propio gobierno basándose en uno de varios factores, como ser raza, religión y opinión política.

Las nuevas políticas del Gobierno de Trump han hecho que el número de familias centroamericanas que entran a Estados Unidos ilegalmente ha caído en picada desde que alcanzó un máximo en mayo de 2019, cuando más de 84,000 de ellas fueron detenidas por la Patrulla Fronteriza. Para noviembre de 2019, el número se redujo a 9000.

El principal elemento disuasorio han sido los Protocolos de Protección al Migrante, también conocido como programa “Permanecer en México”. Los que soliciten asilo legalmente deberán hacer su trámite en México.

Al menos 30,000 inmigrantes hondureños de las primeras caravanas permanecen aún en México esperando tramitar la solicitud de asilo hacia Estados Unidos, reportó AFP.

El nuevo programa estadounidense se amplió lentamente durante el año 2019, y más de 55,000 extranjeros ilegales fueron enviados de vuelta a México para esperar sus casos en la corte de inmigración. Anteriormente, casi todas las familias eran liberadas rápidamente en Estados Unidos y posteriormente no se presentaban a sus audiencias en la corte.

La Secretaria de Gobernación de México, Olga Sánchez Cordero, dijo que había escuchado sobre la formación de la nueva caravana y dijo que su país será hospitalario, “como siempre lo ha sido” para quienes deciden quedarse legalmente en México.

“Los que definitivamente quieren únicamente que México les dé un salvoconducto o que sea un país de tránsito, nosotros eso no lo estamos aceptando”, exclamó Sánchez Cordero.

Repatriación a México y tercer país seguro

En el caso de migrantes mexicanos, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) y la Secretaría de Gobernación de México anunciaron el 19 de diciembre la continuación de la Iniciativa de Repatriación Interna (IRI), un acuerdo conjunto entre los gobiernos de Estados Unidos y México para proporcionar una repatriación humana, segura y ordenada a los migrantes ilegales que no califican para asilo.

Un primer vuelo de aproximadamente 150 ciudadanos mexicanos salió del Aeropuerto Internacional de Tucson el 19 de diciembre. De retorno a su país, comunicó el ICE.

Para el resto de los migrantes, Estados Unidos ratificó en noviembre la Implementación de acuerdos cooperativos de asilo bilaterales y multilaterales bajo la Ley de Inmigración y Nacionalidad, con El Salvador, Guatemala y Honduras además de México, en un esfuerzo por compartir la distribución de cientos de miles de solicitudes de asilo.

La regla conocida como ‘tercer país seguro’, se aplicará solo de manera prospectiva a los extranjeros que lleguen a un puerto de entrada de los Estados Unidos o ingresen o intenten ingresar a los Estados Unidos entre los puertos de entrada. Estos serían devueltos a uno de los países para que desde ahí tramiten su solicitud de asilo.

Bajo este acuerdo numerosos migrantes fueron deportados de Estados Unidos. El 12 de diciembre de 2019, 119 migrantes de Guatemala, El Salvador y Honduras llegaron a la base de la fuerza aérea de Guatemala deportados desde Estados Unidos, tal como se observa en la siguiente imagen.

El 12 de diciembre de 2019, 119 migrantes de Guatemala, El Salvador y Honduras llegaron a la base de la fuerza aérea de Guatemala deportados desde Estados Unidos (ORLANDO ESTRADA/AFP vía Getty Images)

A su vez un acuerdo migratorio ratificado en septiembre con Honduras permite que la nación centroamericana reciba migrantes ilegales especialmente de Nicaragua y Cuba.

“Quiero dejar claro que Honduras se ha comprometido al igual que otros países a atender ciertas nacionalidades. Otros países atenderán a los africanos, que son enormes cantidades”, indicó el presidente Juan Orlando Hernández.

Un tercer país seguro es el nombre que se le da al principio de primer país de asilo según la convención sobre refugiados de la ONU de 1951. Fue diseñado para Europa e incorporado a la regulación de Dublín firmada en 1990. Establece que una persona solo puede pedir asilo en el primer país al que llega, para evitar que lo haga en más de uno y congestione el sistema.

Detenciones

Muchos migrantes intentan entrar ilegalmente a Estados Unidos sin hacer la solicitud previa. Las autoridades de la frontera de Estados Unidos informaron que hubo  977.509 detenciones o personas consideradas inadmisibles a lo largo de la frontera suroeste en el año fiscal 2019, según datos de la oficina de Aduanas y Protección de la Frontera.

Sin embargo el número de inmigrantes ilegales aprehendidos en la frontera ha disminuido en los últimos meses debido a la serie de políticas de la administración Trump para detener el flujo.

Además el gobierno de Trump está tratando de bloquear la protección de asilo a inmigrantes condenados por conducir en estado de ebriedad, violencia doméstica, contrabando de extranjeros, reingreso ilegal o un crimen relacionado con pandillas.

La Ley de Inmigración y Nacionalidad ya prohíbe que ciertas categorías de inmigrantes reciban asilo, como los que participan en la persecución de otros, los condenados por delitos particularmente graves o los que participan en actividades terroristas.

Separación y protección de niños

La patrulla fronteriza revela en informes anteriores que un cierto número migrantes estaba intentando ingresar a Estados Unidos llevando menores que no son de su familia para acogerse a ciertos beneficios.

En estos casos la justicia estadounidense dictaminó que la administración Trump está dentro de su autoridad al separar a las familias detenidas en la frontera con México sobre la base de que los padres sean considerados no aptos o peligrosos, o en otras circunstancias limitadas como antecedentes penales, enfermedades transmisibles y dudas sobre la paternidad.

***

Video relacionado

Por qué los progresistas quieren más inmigración ilegal


ACLARACIÓN IMPORTANTE: ReporteroCubano.Net no necesariamente comparte las opiniones políticas que se expresan en los artículos tomados de otros medios de información. | Visite la fuente para más información

Leave a Reply

Your email address will not be published.