Mercante cubano cargado de armas en el Puerto de Valparaiso

El socialista Chileno Salvador Allende había devenido presidente electo democráticamente en Chile y a la sasón planeaba un auto-golpe de estado para establecerse permanentemente como líder de la nación austral americana utilizando el método que hoy conocemos mejor en Nicaragua, Ecuador, Bolivia, Venezuela y que intentaron con más o menos éxito en otros países como Perú, Brasil, Argentina, El Salvador, Guatemala, Costa Rica, entre otros.

El Cerro Pelado, Buque Insignia de la Marina Mercante Cubana
El Cerro Pelado, Buque Insignia de la Marina Mercante Cubana

Era el 11 de Septiembre (¡Sí, 9-11, la fecha escogida por Fidel Castro) y para respaldar el autogolpe de estado y establecer un destacamento armado leal al Presidente Allende se encontraba atracado en el Puerto de Valparaiso, el buque Cerro Pelado cargado de armas y municiones.

El mercante cubano ya había pasado el Canal de Panamá llevando en sus bodegas un número no determinado de lanzacohetes soviéticos RPG-7 con muchas cohetes de capacidad desconocida hasta aquella fecha, cierta cantidad de cañones soviéticos de 45 milímetros con suficiente munición, modernos para la época, y una larga, larga, cantidad de fusiles AKM-47 de última generación en 1973. Se incluían fusiles de francotiradores SKS con miras telescópicas y una cantidad desconocida de morteros con sus correspondientes granadas. Había más armas pero pocos deben saber exactamente cuáles.

Todas las armas y municiones salieron de los nichos con capacidad antinuclear que construyeron los soviéticos apresuradamente en unas pequeñas colinas en las cercanías de Campo Florido, próximo a La Habana, al este de la capital cubana.

Leave a Reply

Your email address will not be published.