Mayda Saborit | A Lilian Tintori

    Ayer cuando escuché sus declaraciones, expresando su agradecimiento por la libertad condicional de su esposo a los copartícipes de tanto dolor y muertes causadas a los jóvenes que con valentía y desarmados se enfrentan en las calles hasta el fin contra la GNB y sus acólitos de la milicia cubana y las FARC colombiana, sentí una profunda desilusión.
Maduro se te hunde el bus Carlos Apitz Venezolano
Maduro se te hunde el bus. Carlos Apitz Venezolano

Desde el principio he seguido la lucha de su esposo y suya por la liberación de Venezuela, una Venezuela a la que Martí llamó “la cuna del continente libre”, sentí simpatía hacia su modo de lucha, una lucha como debe ser, sin diálogos y exigiendo en las calles la libertad que les pertenece, sentí por mucho tiempo que eran Ud y Leopoldo, más que líderes, los autores de un nuevo capítulo en la historia de Latinoamérica, un capitulo que serviría de ejemplo a los cubanos de estos tiempos.

Pero ayer cuando escuché sus declaraciones, expresando su agradecimiento por la libertad condicional de su esposo (quien nunca debió guardar prisión) a los Hermanos Rodríguez, flagrantes violadores de los derechos de su pueblo, (pueblo al que usted y su esposo han representado ante el mundo), a los copartícipes de tanto dolor, de tantas muertes causadas a sus jóvenes que con valentía y desarmados se enfrentaron en las calles hasta el fin contra la GNB y sus acólitos de la milicia cubana y las FARC colombiana, sentí una profunda desilusión, desilusión que se hizo más aguda cuando usted le agregó su ofrecimiento de trabajar en conjunto; algo así como un pacto entre víctimas y verdugos, para que paradójicamente no existieran más torturas… Fue como si con sus palabras pisoteara sobre la sangre derramada de casi cien de sus compatriotas en estos 100 días de protesta, como un desprecio a la memoria de todos y cada uno de ellos, que dieron sus vidas recientemente por la libertad de su país y que son los únicos que usted debe agradecerles por el regreso de su esposo.

En fin que aunque sus agradecimiento me parece disparatado e inadmisible, y me atrevería a decir que es el resultado de una especie de “Tercera Internacional” fraguada por los comunistas que se unen en ella y desde cualquier parte del planeta usan su sagacidad, astucia y maquiavelismo para ponerle ingeniosos grilletes a los líderes que se le levantan en justicia con su pueblo, grilletes que los atan, los acallan bajo el manto de la diplomacia y la coexistencia pacífica, incluso que van más allá de lo imaginable con tal de frustrar cualquier atisbo de libertad.

Aunque estas sean las circunstancias, no obstante confío en que su pueblo, valiente, con sed de justicia, libertad y democracia, al que Ud le ha fallado de un modo raro, sorpresivo e inaceptable, continúe en su batalla legitima por sus derechos elementales, que retome las calles y que no cesen hasta una Venezuela completamente libre, con o SIN lideres enigmáticos como Ud y su esposo.

Por una Venezuela Libre, que retome las calles y que vuelva a ser “La cuna del continente libre.”

Leave a Reply

Your email address will not be published.