Los cubanos pierden el miedo, lanzan piedras contra las balas del régimen

Para contener a la población, el régimen castrista soltó a los boinas negras, las tropas de élite, la policía militarizada preparada para combate. Y no fue suficiente, los cubanos de a pie enfrentaron sus balas con piedras.

En la provincia de Santiago de Cuba se vivió un episodio de insurgencia y gracias a las redes sociales fue filmado y difundido. Las fuerzas del régimen dispararon contra los ciudadanos y estos, en lugar de resignarse, respondieron como pudieron.

“¿Armas para qué?”, dijo Fidel Castro el 1 de enero de 1959, cuando tomó el poder por la fuerza. En vista que la revolución comunista alega darle al pueblo todo lo que necesita, le quitó la capacidad de autodefensa. Expropió las armas existentes y monopolizó la fuerza.

61 años después, los ciudadanos cubanos respondieron al abuso del poder tirando piedras, mostrando que el comunismo puede quitarles todo menos el ánimo de ser libres.

Todo empezó ante el clamor civil por la inoperancia de la policía, frente a la detención de un presunto violador con VIH que fue acusado de abusar sexualmente de una niña de 8 años.

Fue tal la ira de los ciudadanos que las patrullas tuvieron que escapar del lugar. Pues pese a los disparos emitidos, no pudieron detener a los manifestantes que arrojaron piedras a los boinas negras.

Los cubanos se hartaron que la policía sirva para perseguir a los opositores en lugar de los criminales

La reacción fue fruto del hartazgo de los cubanos. Pues la policía tiene como prioridad perseguir a los opositores antes que a los delincuentes. Por tanto, quedan indefensos ante criminales como el acusado de violar a una menor.

El artículo 3 de la nueva Constitución establece que “los ciudadanos tienen el derecho de combatir por todos los medios, incluyendo la lucha armada, cuando no fuera posible otro recurso, contra cualquiera que intente derribar el orden político, social y económico establecido por esta Constitución”.

El artículo 5 determina que “el Partido Comunista de Cuba, único, martiano, fidelista y marxista-leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, sustentado en su carácter democrático y la permanente vinculación con el pueblo, es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado”.

De modo que la persecución ideológica no solo existe, sino que es avalada por la ley y ejercida por el sistema judicial.

El hambre empuja a los cubanos a la desesperación

La falta de justicia penal no es el único agravante del enojo en Cuba. En la isla escasea la comida. Al ser una economía comunista, los ciudadanos dependen del Estado para su sustento.

Desde que disminuyó el financiamiento que Cuba recibe de Venezuela, luego que el socialismo hizo colapsar la economía del país sudamericano, la isla perdió su capacidad de pago frente a China, de quien importa alimentos.

Según datos de la Oficina de Aduanas de China, las exportaciones a Cuba cayeron en 2019 a su nivel más bajo en una década, 791 millones de dólares, lo cual expone la crisis de liquidez de Cuba.

Sumado a eso, la denuncia del presidente Jair Bolsonaro frente a la esclavitud de los médicos cubanos en Brasil, hizo que el régimen comunista optara por retirarlos del país sudamericano, perdiendo con eso alrededor de 33 millones de dólares mensuales que ganaba al retener entre el 75 y 90 % de los sueldos de los médicos.

La exportación de médicos solía ser la mayor entrada de dinero de la isla, de la mano de las remesas de los exiliados, ahora limitadas por exigencia de Donald Trump.

Por definición, el comunismo exige poner los medios de producción en manos de la revolución. De forma que Cuba se ha vuelto improductiva y como tal dependiente.

El bloqueo interno que ejerce el régimen sobre la población es la causa fundamental de la pobreza y por tanto del hambre en Cuba, que resulta en un enfado cada vez más evidente.

En consecuencia, son cada vez más los cubanos que han perdido el miedo y ante la falta de justicia y suministros básicos, enfrentan a las fuerzas de seguridad del régimen con piedras.

Este artículo fue publicado originalmente en PanAm Post.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

A continuación

La falsa felicidad del comunismo

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo


ACLARACIÓN IMPORTANTE: ReporteroCubano.Net no necesariamente comparte las opiniones políticas que se expresan en los artículos tomados de otros medios de información. | Visite la fuente para más información

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *