Ley Americana de Comercio con el Enemigo

Los Estados Unidos no se han declarado enemigos del Gobierno de Cuba. El gobierno de Fidel-Raúl Castro -único gobierno en Cuba durante los últimos 55 años- se ha declarado enemigo de los Estados Unidos en incontables ocasiones y así lo siguen ratificando.

Bloqueo castrista contra los cubanos tanto en el país y como en el extranjero
Bloqueo castrista contra los cubanos tanto en el país y como en el extranjero

En los Estados Unidos existen leyes que regulan el comercio con el enemigo, al menos desde 1919. Solo con la Ley Torricelli (The Cuban Democracy Act) en 1992 y la Ley de la Libertad de Cuba o Ley Helms-Burton en 1996, el Congreso de los Estados Unidos creó los primeros cuerpos legales específicos para bregar con el problema de la falta de democracia y de libertad en Cuba ya por más de medio siglo. Es cierto que en estas leyes está regulada parte de la política americana frente al régimen totalitario de Cuba y específicamente se refieren a la falta de pluralidad política, la ausencia de elecciones libres y no admiten relaciones comerciales con cualquier gobierno en Cuba que esté encabezado por Fidel o Raúl Castro.

No es que los granjeros, manufactureros y comerciantes americanos no puedan tratar con los cubanos en Cuba; es que el gobierno de los Estados Unidos tiene que autorizar y supervisar un comercio que es parte de los negocios con el enemigo, según declaración sostenida del gobierno cubano en el sentido de que Cuba es enemigo de USA. Son leyes del Congreso que las Administraciones (Clinton, Bush y Obama y todos los que les antecedieron) tienen que cumplir o exponerse a ser impugnados y destituidos del cargo, si retan y desobedecen las leyes de la nación (2). Esto no es un potrero.

Las agencias y órganos de fiscalización federales americanos tienen que comprobar que los bienes negociados con el gobierno cubano -todo el mundo sabe que es el propio gobierno el único importador y exportador en Cuba- no vayan a parar a terceros, especialmente terroristas internacionales. (¿Quién quiere poner su cabeza como fianza en este asunto? Por favor, ¡levante la mano!)

El crédito del régimen castrista

¿El qué?.. No existe esa combinación de factores. Si dices crédito el término completo régimen castrista se auto-elimina de la ecuación. Si dices régimen castrista automáticamente desaparece crédito de entre las variantes. Más de DIEZ MIL MILLONES DE DOLARES ANUALES le llegó a enviar la difunta Unión Soviética al Clan Castro. Más de setecientos mil (700 000) equipos e implementos agrícolas. Hay cementerios de equipos e implementos soviéticos por todos los campos de Cuba.

Mira si la mano estaba abierta y llena que Fidel Castro, personalmente, redactó el Artículo 5 de la Constitución cubana solo para agradecer la indestructible amistad entre la Unión Soviética y Cuba. En una de esas enmiendas piratas que hacen en Cuba ya lo eliminaron. Actualmente la nueva dictadura constitucional rusa de Putin anda haciendo el paripé de que quieren cobrar los adeudos, pero es solo eso, aguaje destinado a servir de cortina de humo para los rusos de a pie, allá en Rusia.

Tú te imaginarás quien le va a fiar o a prestar al régimen de los Castro. Aunque quiten todos los embargos del mundo y eliminen el bloqueo interno, mientras no cambiemos la orquesta en Cuba, no hay comerciante o banco de préstamos que baile con esa música. A menos que no se trate de un negocio raro como el de Sherritt International llevándose pa fuera el níquel y el cobalto de Moa a cambio de cascabelitos, espejitos y cuentas de vidrio pa los del Clan Castro hacerse collares de santería.

Leave a Reply

Your email address will not be published.