“Las compras seguras están en juego”: activos refugio frente a los temores del coronavirus

Los activos refugio como el Tesoro de EE.UU. y el oro han aumentado. En cambio, los activos de riesgo como las acciones y las divisas de los mercados emergentes han perdido fuerza a medida que los temores que rodean al brote de coronavirus se extienden por los mercados y avivan el miedo de una pandemia mundial.

“En las últimas dos semanas, hubo compras seguras de bonos del Tesoro de EE.UU. lo suficientemente significativas como para reducir los beneficios en 20 puntos de base”, dijo David McAlvany, CEO de las Compañías Financieras McAlvany. “Eso te dice algo respecto a que la gente tiene una preocupación fundamental”.

“Con el temor al impacto del coronavirus, la interrupción de China y el mundo, hemos pasado de la euforia y los nuevos máximos a los temores de existencias”, dijo Spencer McGowan, jefe del Grupo Financiero McGowan.

Más de 1 billón de dólares en valor fueron eliminados de las acciones mundiales desde el 21 de enero, cuando se confirmó el primer caso de infección de coronavirus en el estado de Washington.

Monedas como el yen japonés y el franco suizo, consideradas como un refugio en tiempos turbulentos, han sido ambas beneficiarias de los inversores que buscan seguridad. El dólar cayó frente al yen desde 110,19 el 21 de enero hasta 108,33 el viernes.

Así también, los metales preciosos fueron expuestos al brote. El precio del oro al contado subió de 1547 dólares por onza (28,34 gramos) el 21 de enero, mientras que el viernes se cotizó cerca de 1590 dólares.

“El oro puede ser impulsado más alto por la incertidumbre geopolítica. Proporciona crecimiento y rendimiento positivo cuando otros activos se venden”, explicó McAlvany a The Epoch Times en una entrevista. “El beneficio de poseer oro junto con otros activos más tradicionales, es que se incrementan los retornos totales y se disminuye la volatilidad al tener un activo que se comporta en una tendencia anticíclica. El oro actúa como un seguro”.

“Amenaza a la salud pública sin precedentes”.

El virus, con su epicentro en China, se ha propagado hasta ahora a más de 20 países y regiones. Hasta el viernes, China informó 213 muertes y más de 9800 casos, aunque algunos expertos señalan la manipulación de datos y la supresión de información por parte del régimen chino e insisten en que no se puede confiar en las cifras oficiales.

Las autoridades estadounidenses anunciaron el viernes que prohibirán la entrada a los extranjeros que hayan estado en China continental en los últimos 14 días, en un aumento en los esfuerzos para detener la propagación del virus. Anteriormente, las autoridades sanitarias federales ordenaron que 195 pasajeros estadounidenses evacuados de China fueran puestos en cuarentena.

Un estudiante de Sri Lanka (C) que fue evacuado de la ciudad china de Wuhan es revisado por personal médico que lleva equipo de protección en el Aeropuerto Internacional Mattala Rajapaksa en Mattala el 1 de febrero de 2020. (STR/AFP vía Getty Images)

“Si bien reconocemos que se trata de una acción sin precedentes, nos enfrentamos a una amenaza de salud pública sin precedentes”, afirmó Nancy Messonnier, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

“Nos preparamos como si fuera la próxima pandemia”, señaló Messonnier en una conferencia telefónica el viernes.

Enfermedad que desarticula los mercados

Los principales promedios de Wall Street cayeron más del 1,5 por ciento el viernes, cerrando su peor semana en seis meses.

Las acciones de Asia-Pacífico, aparte de Japón, prolongaron su caída, y parece que se ha fijado su peor pérdida semanal en un año, de un 4,6 por ciento. La caída del jueves, de 2,3 por ciento, fue la pérdida más aguda en un día en seis meses.

Hang Seng de Hong Kong se desvió y ha perdido un 9% en dos semanas, mientras que Kospi de Corea tuvo su peor semana en 15 meses, perdiendo un 5,6%.

En cuanto a las divisas, la mayor parte de la acción de esta semana fueron inversores nerviosos que vendían divisas de mercados emergentes a cambio de dólares y yenes.

Una serie de productos básicos, desde el cobre hasta la soja, se vieron afectados por la preocupación por la demanda china.

El petróleo recientemente alcanzó su marca más baja en tres meses, ya que la propagación del coronavirus amenazó con frenar la demanda de combustible.

“El constante ritmo de los titulares negativos, combinado con las reacciones de los gobiernos ante la propagación del virus, sigue inquietando un poco a los mercados, y a éstos les resulta difícil encontrar esa estabilidad”, comentó Brad Bechtel, director general de Jefferies en Nueva York.

Los funcionarios de la Reserva Federal han expresado su preocupación por el impacto del virus.

“Es un tema muy serio”, expresó el presidente de la Reserva Federal Jerome Powell en una conferencia de prensa después de la conclusión de la reunión de dos días de políticas del banco central el 29 de enero.

“Estamos monitoreando muy cuidadosamente la situación”, manifestó. “Claramente habrá implicaciones, al menos en el corto plazo, para la producción china, y supongo que para algunos de sus vecinos cercanos”.

El brote del virus llega cuando la economía China está creciendo a un ritmo más lento en casi tres décadas. La guerra comercial entre EE.UU. y China pasó factura a las exportaciones del país en 2019, y los problemas económicos de China pueden ser más graves de lo que indican los datos oficiales, según los expertos.

“Esto es como Chernóbil en cierto sentido”, aseguró el autor y experto en China Gordon Chang a The Epoch Times, refiriéndose al accidente nuclear que ocurrió en la Unión Soviética en 1986.

Si el pánico continúa hasta abril o mayo, tendrá un “enorme efecto” en la economía china este año, sostuvo. “Si esto no se controla rápidamente, tendrá fábricas que saldrán de China”, añadió.

“No sé a dónde va el coronavirus desde aquí, pero el factor de incertidumbre cambia la percepción del mercado de dónde se debería poner el dinero”, indicó McAlvany, y añadió, “y ya se pueden ver las huellas de los dólares moviéndose hacia los refugios”.

“El mercado de bonos del Tesoro ha sufrido un impacto radical”, añadió McAlvany. “Veo un bono del Tesoro a 10 años moviéndose 20 puntos base en dos semanas como radicalmente impactado. Veo al oro estabilizándose en relación a la plata, moviéndose hacia arriba en relación al declive de la plata, como una clara señal de que la compra de un refugio está en juego”.

Emel Akan y Reuters contribuyeron a este informe.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM

*****

Video relacionado:

¿El régimen chino está ocultando la gravedad del coronavirus?


ACLARACIÓN IMPORTANTE: ReporteroCubano.Net no necesariamente comparte las opiniones políticas que se expresan en los artículos tomados de otros medios de información. | Visite la fuente para más información

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *