La computadora de la familia cubana

El Palacio Central de Computación de los Joven Club de Computación fundado (como casi todo en Cuba) por el “Comandante en Jefe”, el difunto Fidel Castro, fueron creados bajo el lema “la computadora de la familia cubana”.

Palacio Central de Computación Municipio Centro Habana Cuba
Palacio Central de Computación Municipio Centro Habana Cuba

El Palacio Central de Computación creados bajo el lema de “la computadora de la familia cubana”, los Joven Club de Computación ofrecen en teoría numerosos servicios, aunque la realidad es otra cosa de acuerdo a lo apreciado en el Palacio Central de Computación, de la calle Reina y Amistad, Municipio Centro Habana.

Llegas en la mañana del Martes, un periódico mural impuesto en una pared, anuncia las ofertas que brinda la instalación, entre otras conexión a Internet, horas máquina a bajo precio en moneda nacional y, gratis, la actualización del anti virus elaborado por la empresa cubana Segurmática.

Un joven informático llamado Guillermo, explica al cliente que no están disponibles hasta las 11 debido a un programa de clases que ofrecen en la mañana, por lo que se aprecia, la pequeña sala de navegación Internet está al fondo del pasillo y nada tiene que ver con otros espacios del lugar donde se supone funcionará el curso didáctico.
Pasadas las once, se puede pasar a la navegación internacional, nada gratis porque se cobra al equivalente de 1,50 dólares la hora, el detalle es que, de cuatro computadoras que suelen existir en estos locales, solamente funcionan dos. Por cierto, al entrar una funcionaria, Martha, exige el carnet de identidad, registrando en un libro a cada internauta. Aquí todo debe estar bajo control.

Otra sala, con varias máquinas, se alquila al módico precio de dos pesos moneda nacional la hora, generalmente está ocupada al tope por chicos que vienen a disfrutar los conocidos juegos de computación, incluso hay muchachos esperando afuera por un turno.

Se acerca un Agente de Seguridad y Protección, y te pide otra vez el carné de identidad. Al solicitarle el servicio del anti virus, responde que no sabe cómo hacerlo, se precisa de alguien mejor preparado y viene al lugar, pasados unos minutos, una persona que por su edad y aspecto indica ser alguien responsable en la instalación…Pero finalmente tampoco puede resolver el problema, porque eso no era su contenido de trabajo, según dijo.

Con sus variantes, la crónica se repite en otros Joven Club, que suman cerca de 200 en todo el país, al menos uno por municipio y algo más en la capital cubana.
Así rinden homenaje práctico al eterno Comandante que repetidamente aparece en todas los medios posibles de propaganda política, monopolio exclusivo del binomio partido-estado gobernante en Cuba.

Leave a Reply

Your email address will not be published.