Guerrilleros del ELN amplían sus tropas y expanden su influencia en Venezuela, dice informe

El Ejercito de Liberación Nacional (ELN) ha incrementado su número de integrantes de 4,000 a 5,000 entre 2018 y 2019,  así lo reveló el último informe de la fundación Ideas para La Paz (FIP) publicado este martes. La fundación que es un centro independiente de empresarios colombianos dijo que la crisis en la región ha fomentado la expansión del grupo guerrillero dentro del territorio venezolano.

De acuerdo con el informe tan “solo en 2017 se habrían vinculado cerca de 1000 miembros y, según la más reciente estimación de la Fuerza Pública contaba con más de 4000 integrantes. Como esta guerrilla no es exclusivamente militar, se estima que podría tener entre 4000 y 5000 milicianos”.

La FIP señaló que el ELN se ha enfrentado a otros grupos ilegales donde solían tener influencia las FARC, pero con su creciente expansión, hoy tienen presencia en regiones como el nordeste de Antioquia, el Bajo Atrato en el Pacífico norte y algunas regiones de Nariño.

Sin embargo, a diferencia de las FARC, que era una estructura militar de grandes dimensiones, el ELN tiene influencia política y social, tal como lo refleja el corredor de Arauca-Vichada-Guainía-Venezuela, donde la crisis en Venezuela les ha permitido desarrollar actividades ilegales como el contrabando de gasolina, la minería y la extorsión.

A pesar de que cuentan con una variedad de recursos derivados de dichas actividades, una de sus principales fuentes de financiamiento ha sido directamente el narcotráfico, donde la organización insurgente ha incursionado en la cadena de producción y comercialización de cocaína, advierte la FIP.

Muchos de los venezolanos que huyen de su país de origen han sido reclutados para el tráfico de drogas. La oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios informó que los “eventos de desplazamiento forzado que tienen al ELN como uno de sus responsables aumentaron un 132 por ciento en 2018”, favoreciendo el reclutamiento de migrantes venezolanos y miembros de comunidades indígenas, así como el reclutamiento de menores de entre 14 y 17 años.

Además, la FIP alertó sobre las comunidades que permanecen en confinamiento, cuyos habitantes no pueden salir a los centros poblados para abastecerse o acudir a centros de trabajo debido a que se encuentran en un escenario de riesgo en el cual los conflictos armados se han intensificado afectando a la población civil.

En medio del crecimiento del ELN, la FIP hizo algunas recomendaciones para preservar el dialogo y transitar hacia una paz negociada. Entre ellas se encuentra la creación de “medidas de confianza y desescalamiento” que permitan liberar a los secuestrados y mejorar las condiciones de quienes están privados de la libertad.

Otra de las sugerencias es la implementación de acuerdos, como centros de agenda social donde el Estado pueda construir y ganar legitimidad en los territorios controlados por el ELN.

También se sugiere “replantear la estrateguia diplomática con el régimen de Maduro” para evitar conflictos con la organización insurgente, así como la valoración de moderadores que repongan las relaciones golpeadas a través de una ruta confidencial y discreta.

Por último, la FIP recomienda comenzar una fase de “exploración” que permita comprender las dinámicas y lógicas del ELN para poder hacer la identificación de una agenda común con el gobierno nacional en la que puedan contribuir miembros de la sociedad civil y académicos.

“Cualquier intento de reestablecer el diálogo con esta organización guerrillera requerirá de tiempo, prudencia, paciencia y pragmatismo”, señala el informe.

El comandante general de las Fuerzas Militares de Colombia Luis Fernando Navarro, de forma similar a los datos proporcionados por la FIP, dijo a Venezuela 360 que el ELN ha movido de manera permanente al 44 por ciento de sus hombres a territorio venezolano.

“En los estados fronterizos venezolanos con Colombia encontramos más de 1000 hombres del ELN que permanecen de tiempo completo allá porque el régimen de Nicolás Maduro no los combate”, expresó Navarro, quien señaló que el régimen chavista permite a esta guerrilla mantener influencia sobre los corredores del narcotráfico, las rentas de la minería ilegal y la extorsión.

El régimen de Maduro, por su parte, ha insistido que las acusaciones de Colombia son parte de una estrategia para preparar una agresión en Venezuela.

Desde Washington, el Departamento de Estado señaló que “los lazos financieros entre disidentes de las FARC, el ELN y otros grupos paramilitares, facilitaron redes de corrupción pública por parte de funcionarios y miembros del Ejército venezolano”.

*****

A continuación:

70 años de comunismo en China, 70 años de tragedia


ACLARACIÓN IMPORTANTE: ReporteroCubano.Net no necesariamente comparte las opiniones políticas que se expresan en los artículos tomados de otros medios de información. | Visite la fuente para más información

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *