Francis Brown: un Americano inoportuno para Castro

Francis Brown, ciudadano Americano de 68 años (nacido el 15 de Agosto del 1910), murió el 27 de abril del 1978 en el Hospital General de Guantánamo, Cuba, luego de recibir una inyección que su hija cree que fue la causa de su muerte. Ese mismo día, el niño no-nato de su hija habría sido asesinado en un Hospital de La Habana por médicos controlados o empleados por la Seguridad del Estado de Cuba.

Francis Brown norteamericano demostradamente asesinado por el regimen de los Hermanos Castro
Francis Brown norteamericano demostradamente asesinado por el regimen de los Hermanos Castro

Brown era un Americano veterano de la Segunda Guerra Mundial que había sido destinado por la US Navy en la Base Naval de Guantánamo y luego se había quedado como civil. Cuando el régimen revolucionario llegó al poder en enero de 1959, estaba trabajando como buzo en La Base y vivía en la ciudad cubana de Guantánamo con una mujer local y su hija Miriam.

Según Miriam, cuando se intensificaron las hostilidades entre el régimen de Castro y el gobierno de Estados Unidos, Brown fue alertado acerca de un plan para asesinarlo; alegadamente los Hermanos Castro planearon culpar al gobierno de los EE.UU. por la muerte de Brown para provocar una confrontación abierta. Para evitar ser utilizado como peón, Brown renunció a su trabajo en La Base y decidió quedarse en Cuba hasta que pudiera sacar a su hija.

Miriam Brown hija del veterano americano Francis Brown
Miriam Brown, hija del veterano americano Francis Brown

El gobierno cubano, buscando una excusa para enviarlo a prisión, acusó a Brown de secuestrar a su propia hija. En ese momento, Miriam tenía seis años y había estado viviendo con su padre y una amorosa madrastra (sus padres se habían separado), ya que su madre no la había querido. Brown fue liberado dos meses después ante las protestas de muchos ciudadanos de Guantánamo, incluidas personas leales al régimen que conocían bien a la familia y que sabían la acusación era falsa.

Pero Miriam se vio obligada a irse a vivir con su madre, que rechazó el permiso para que ella emigrara con su padre, aparentemente bajo la presión del gobierno. A Brown se le permitió visitar a su hija solo una vez al mes y siempre con dos guardias del Ministerio del Interior escoltándolo y observando cada uno de sus movimientos.

Brown se negó a irse a los Estados Unidos sin su hija. Sus circunstancias lo convirtieron en un serio problema de relaciones públicas para el régimen de Castro, particularmente porque era afroamericano y Cuba estaba muy involucrado en propaganda y esfuerzos raciales en todo el mundo.

En marzo de 1977, poco después de asumir el cargo, el presidente Jimmy Carter ordenó la normalización de las relaciones de Estados Unidos con Cuba, una medida bienvenida por el gobierno de Castro que condujo a la apertura de Secciones de Intereses recíprocas y permitió el regreso de exiliados a Cuba. Miriam cree que esto provocó que el régimen decidiera deshacerse de “los estadounidenses” de una vez por todas.

Miriam Brown tiene la triste historia del atropello castrista clavada en su corazón
Miriam Brown tiene la triste historia del atropello castrista clavada en su corazón

Los agentes de la Seguridad del Estado abordaron a Brown con amenazas y de inmediato desarrolló molestias físicas, aparentemente por la presión arterial elevada. Fue a la sala de emergencias del Hospital General de Guantánamo en busca de atención médica. Bajo la vigilancia de los agentes de Seguridad del Estado, recibió una inyección que le provocó espuma en la boca casi inmediatamente y murió poco después. Según los informes, fue enterrado en el cementerio de Guantánamo, pero años más tarde, cuando la familia fue a exhumar el cuerpo, no se encontraron sus restos.

El día de la muerte de Brown, Miriam, que vivía en La Habana, alega que el bebé a término que llevaba era deliberadamente asesinado y que casi fue asesinada por médicos en un hospital de La Habana. Ella cree que la Seguridad del Estado de Cuba quería evitar que asistiera al funeral de su padre y creara una escena.

Después de la muerte de su padre, ella soportó años de hostigamiento, amenazas y cautiverio. Una vez que llegó a la edad adulta y pudo emigrar sin permiso materno, el gobierno cubano le negó la autorización para viajar.

Finalmente, a fines de 2009, después de amenazar con una huelga de hambre, se le permitió partir a los EE.UU. Y desde entonces se ha establecido en Indiana bajo el programa de asilo político del gobierno de los EE.UU. Incluso en territorio de los Estados Unidos, informa amenazas continuas, ataques y persecución de agentes orquestados por Cuba.

Leave a Reply

Your email address will not be published.