Florida pide mayor protección contra el espionaje chino en las universidades

Los funcionarios de la Florida están intensificando los esfuerzos para salvaguardar la investigación y la propiedad intelectual de las universidades locales de los adversarios extranjeros, en particular de China.

Secuestradores de la Internet
Secuestradores de la Internet

El senador americano Rick Scott (R-Fla.), en un comunicado de prensa del 14 de enero, instó a más rectores de universidades de Florida a responder a una carta que envió recientemente, en la que les pedía que proporcionaran información sobre las medidas que las facultades han tomado para proteger su trabajo académico del robo extranjero.

La carta, fechada el 3 de diciembre, pedía a los rectores de las universidades estatales que revelaran si se sabía que algún investigador había participado en un programa de reclutamiento de talento financiado por China, o si algún miembro del profesorado había compartido información no autorizada con una entidad extranjera.

Además, la carta preguntaba qué tipo de sanciones tienen las universidades para los empleados y miembros de la facultad sospechosos de espionaje.

“Agradezco las respuestas que he recibido de algunas universidades de Florida que detallan las medidas que están tomando para proteger su información de la China comunista. Pero todavía estoy esperando noticias de muchas universidades de Florida”, declaró Scott en su comunicado de prensa.

El senador explicó la amenaza que representa Beijing: “Están tratando activamente de utilizar las relaciones estratégicas para avanzar en sus objetivos geopolíticos y económicos, lo que amenaza la seguridad de nuestra nación”.

“Todo el mundo tiene que entender este riesgo, y espero con interés la respuesta de todas las instituciones mientras trabajamos para proteger a nuestras universidades y a nuestros estudiantes”, concluyó Scott.

Moffitt Cancer Center

La solicitud de Scott a los rectores de las universidades locales se produjo después de una importante reorganización ejecutiva del Moffitt Cancer Center, con sede en Tampa, un instituto de investigación que depende de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH).

El 18 de diciembre, el Moffitt anunció la dimisión de su director general y del director del centro por “violaciones de las normas de conflicto de intereses por su trabajo en China”. La organización sin fines de lucro declaró que realizó una revisión interna después de una advertencia de los NIH, la principal agencia del gobierno de EE.UU. para la investigación de la salud pública.

La revisión de cumplimiento encontró varias violaciones que “provocaron la separación de cuatro investigadores adicionales”, según el comunicado de prensa del Moffitt.

En septiembre de 2018, el director de los NIH, el Dr. Francis Collins, emitió una carta a los institutos de investigación de todos los Estados Unidos, en la que advertía sobre la posible influencia extranjera. La carta no identificó ningún adversario específico.

Los NIH dejaron claro más tarde que la preocupación era el espionaje chino. En un informe de diciembre de 2018, los NIH denominaron al Programa de Mil Talentos de China como un plan para “reunir la sabiduría global y crear la gran hazaña de China”.

El programa fue lanzado por Beijing en 2008 para atraer a los mejores ingenieros y científicos de todo el mundo, en su mayoría de origen chino, para que trabajen en China, a menudo para ayudar al régimen chino a cumplir sus objetivos de desarrollo económico.

El Moffitt no dio detalles sobre las violaciones. Sin embargo, agregó que la revisión interna “se centró en la participación de los miembros de su equipo en el Programa de los Mil Talentos de China”.

Tras el anuncio del Moffitt, Scott emitió un comunicado en el que aplaudía la “acción rápida y decisiva” del centro contra las personas.

En respuesta a la desestimación del Moffitt, el presidente de la Cámara de Representantes del gobierno del Estado de Florida, José R. Oliva, anunció el 31 de diciembre la formación de un “comité selecto para investigar cualquier otra actividad impropia o ilegal que implique a las universidades de investigación de Florida, a los centros de investigación médica y a las personas relacionadas con dichas instituciones”.

El comité será presidido por el representante de Florida Chris Sprowls, el sucesor de Oliva.

Sprowls declaró que el comité celebrará su primera audiencia el 21 de enero, según un artículo publicado el 9 de enero por la revista Science Magazine.

Espionaje a través del Programa Mil Talentos

Las amenazas que plantean los programas de reclutamiento de China, en particular el Programa de Mil Talentos (TTP), se destacaron en un informe de personal del Senado de Estados Unidos presentado en noviembre de 2019 a la Subcomisión Permanente de Investigaciones.

China tiene más de 200 programas de reclutamiento de talentos en total. El TTP en particular ha reclutado más de 7,000 “profesionales de alto nivel” en China, entre ellos varios premios Nobel, según el informe.

El programa “incentiva a los individuos que participan en la investigación y el desarrollo en Estados Unidos para que transmitan a China el conocimiento y la investigación que obtienen allí a cambio de salarios, fondos para la investigación, espacio de laboratorio y otros incentivos”, dice el informe.

Entre los reclutados por el TTP, algunos “no han revelado voluntariamente su afiliación al TPP” a las instituciones americanas, según el informe.

“En algunos casos, los miembros del TTP recibieron tanto subvenciones de Estados Unidos como de China para investigaciones similares, establecieron ‘laboratorios en la sombra’ en China para llevar a cabo investigaciones paralelas y robaron capital y propiedad intelectual”, señaló el informe.

En algunos casos, los miembros del TTP “utilizaron su acceso a la información de la investigación para proporcionar a su empleador chino información importante sobre las primeras etapas de la investigación”.

El informe examinó los contratos de empleo que los miembros del TTP firmaron para ocupar puestos de trabajo en China.

“Los contratos incluyen disposiciones que violan los estándares de integridad de la investigación en Estados Unidos, colocan a los miembros del TTP en posiciones legales y éticas comprometedoras y socavan las normas científicas fundamentales de Estados Unidos en materia de transparencia, reciprocidad e integridad”, indica el informe.

Por ejemplo, algunos contratos contenían cláusulas que daban a las instituciones chinas “al menos algunos derechos sobre cualquier propiedad intelectual creada por los miembros del TTP en Estados Unidos”.

En un estudio de caso, un profesor universitario americano no identificado, que recibió numerosas becas de investigación del gobierno de Estados Unidos, también fue miembro de varios programas de reclutamiento de talentos chinos. Dirigió un laboratorio con sede en China que realizaba investigaciones militares y también patrocinó a estudiantes chinos para que estudiaran bajo su dirección en los Estados Unidos.

Muchos de esos estudiantes chinos estaban “directamente afiliados a organizaciones de investigación y desarrollo que participan en los esfuerzos de modernización militar de China”, según el informe.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer

Descubra

ONU reclama por trabajo forzado de médicos cubanos


ACLARACIÓN IMPORTANTE: ReporteroCubano.Net no necesariamente comparte las opiniones políticas que se expresan en los artículos tomados de otros medios de información. | Visite la fuente para más información

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *