FACEBOOK | Teléfonos inteligentes y educación

¿Cuáles son las ventajas (si alguna hubiera) de los sólidos Edificios de Microbrigadas de Fidel Castro en Cuba? ¿Deberíamos construir nuevas fortalezas como la de El Morro y La Cabaña en La Habana?

Familia de la era digital
Familia de la era digital. Alfredo Martirena, Cubano

Fernandez Pequeño: Puedo declararme orgulloso. La contemporaneidad me ha hecho un ser único, especial. Pertenezco a los “únicos” que leen libros mientras esperan en las oficinas públicas y los aeropuertos. Pertenezco a los “únicos” que usan el teléfono solo para hablar por teléfono. Pertenezco a los “uniquísimos” que no textean ni revisan Internet mientras conducen. Y, finalmente, soy uno de esos especialísimos seres sobre el planeta a quien nadie, absolutamente nadie, ha visto concentrado en su teléfono mientras comparte con amigos en un lugar público.

CubaenVivo: Si contestas bien a esta pregunta vas a dedicarte a “aprender” todas las formidables ventajas de los teléfonos inteligentes de inmediato y convertirás tu vida de estilo cavernario en un hombre cosmopolita en una o dos semanas.

José M. Fernández Pequeño: Hacía tiempo que nadie me hacía una pregunta tan anonadante, una que me obligara a pensar por tanto tiempo. Cada vez que creí encontrar una ventaja de los cajones microbrigadistas cubanos, no demoraba en aparecer una contundente razón que la convertía en horrorosa desventaja. Hasta que hace una hora, mientras manejaba en el entramado I-95, 836, 826, descubrí una ventaja sólida como El Morro: la forma indiscreta en que esos espantosos, endebles y descascarados edificios microbrigadistas cubanos permiten que se escuche lo que ocurre en la casa del vecino ha dotado a sus habitantes de pornografía en tiempo real y gratuita.

Sin embargo debo aclarar, de prisa para evitar desmanes a costilla mía:

1) Que textear (manipular tu teléfono) mientras manejas no es solo irresponsable y suicida, ¡es también criminal!

2) Que desviar la atención del interlocutor en una conversación en la que de alguna manera estés participando es cosa de pésima educación y poco amistoso.

3) Que aun hay y habrá por muchos años millones de libros que regalan enseñanzas fundamentales para la raza humana y leerlos es algo vital para poder aportar nuevas maravillas al progreso.

Tengo un problema mucho más “único”…

Maricela Del Carmen Espinosa:

Este aparato, que es como la dueña… nada inteligente, es el número 10 en mi larga historia de tener teléfonos… Muchos han muerto de muerte natural, otros se me han suicidado en tazas de inodoro. Otros con más suerte han quedado en algún lugar y por lógica humana, han sido adoptados por personas “generosas”.

El ante-penúltimo murió de un accidente. Lo dejé arriba del techo del carro, le cayó un aguacero, y rodó hacia el pavimento, pasándole por arriba los “pocos” carros que transitan en ésta leve ciudad. Los más de los días, siempre lo dejo olvidado en la casa. Un buen record para una guajira natural como yo.

Pero no dejo de reconocer que sin él aquí, en lo que me estoy recuperando de mi pie fracturado, me ha servido de consuelo, y para hablar, lo que más me encanta. Comunicarme con mis amados amigos y ver a un angelito que se llama Thiago, él alegra mis días por este lugar fbkiano.

¡Ah, también, no cambio un libro por nada de este mundo tecnológico!

Leave a Reply

Your email address will not be published.