El plan de paz de Trump, ¿lo mejor que el dinero puede comprar?

Comentario

Como todo negociador sabe, el mejor enfoque para hacer un trato es saber qué es lo que más quiere la otra parte y lo que está dispuesta a hacer, o a renunciar, para conseguirlo.

El 28 de enero, el presidente Donald Trump expuso su visión de lo que cree que es un acuerdo de paz viable y sostenible entre Israel y la Autoridad Palestina. Presumiblemente, Trump y el liderazgo israelí creen que el mayor deseo de los palestinos es un estado propio.

Puede que sea así. O, tal vez no.

Si la creación de un estado palestino fuera su objetivo principal, podrían haberlo tenido en 1948, cuando se fundó el moderno Estado de Israel como parte de una solución de dos estados. Los árabes que vivían allí en ese momento, que aún no habían asumido el manto de “palestinos”, prefirieron hacer la guerra en lugar de abrazar la coexistencia con Israel.

Desde entonces, durante 70 años, la vida de los palestinos corrientes se ha definido por la muerte, las dificultades y las privaciones. Y sin embargo, cada acuerdo de paz israelí-palestino propuesto a lo largo del camino se ha basado en una solución de dos estados. Todos ellos han sido rechazados por los líderes palestinos, ahora conocidos como la Autoridad Palestina (AP).

¿Qué es diferente esta vez?

Por un lado, varias cosas. Pero por el otro, no tantas.

El último acuerdo inmobiliario

Quizás de manera predecible, el enfoque de Trump se parece mucho al de un negocio de bienes raíces. Eso es comprensible; en gran medida, lo es. También es el mundo en el que Trump tiene más experiencia. Y sin duda alguna, este conflicto de décadas de antigüedad es ciertamente sobre la tierra. Como en cualquier negocio de bienes raíces, la cuestión del dinero está en la cima de la lista de prioridades.

No es sorprendente que en el “Acuerdo del Siglo” propuesto por Trump, haya una gran cantidad de dólares flotando en el aire. Cincuenta mil millones fue la cifra puesta sobre la mesa, pero eso sería probablemente solo “la primera ronda de financiamiento”, para usar los términos de inversión de los negocios.

Pero el acuerdo de Trump también incluye más tierra para la antigua nación palestina, que está torpemente rodeada por carreteras aledañas, túneles y puentes que conectan lugares que de otra manera estarían separados. Según los mapas recientemente publicados, la propuesta incluye un túnel en Cisjordania-Gaza y carreteras que conectan los puertos aislados de Haifa y Ashdod a lo largo del Mar Mediterráneo.

Se prevén zonas industriales y de alta tecnología, así como nuevas zonas residenciales y agrícolas. A primera vista, todo parece muy plausible.

Una falla en conocer al adversario

Siempre es un error pensar que su lógica y sus valores además también incluyen los puntos de vista de su adversario. Si ese fuera el caso, la resolución sería mucho más fácil. Pero esa no es la realidad que se vislumbra en la práctica.

Una suposición clave del acuerdo de paz propuesto por Trump es que el deseo de los palestinos de tener un estado es mayor que su deseo de empujar a los israelíes al mar. Otra es que la AP aceptaría un estado palestino junto a uno israelí, siempre y cuando venga con mucho dinero. Ninguna de estas premisas se ha establecido todavía como factores cruciales en el pensamiento palestino.

¿La paz, la seguridad y un futuro que no incluya más guerra serán atractivos para la mayoría de los palestinos? Es difícil saberlo. Pero para los líderes palestinos, eso no es probable. De nuevo, si lo fuera, se habría llegado a un acuerdo hace algunos años.

Un golpe al orgullo palestino

Desafortunadamente, el plan fue ideado, negociado y escrito sin ninguna aportación palestina que conozcamos. ¿Cómo es eso de marginar la voz de los palestinos? Es un insulto de primera magnitud.

Pero hay otros golpes al orgullo palestino que vienen con el plan Trump también. Por ejemplo, Jerusalén seguirá siendo exclusivamente la capital de Israel, lo que es históricamente correcto. Ha sido la capital de Israel desde al menos el gobierno del Rey David en el 1000 A.C. Sin embargo, no funcionará con los palestinos.

Además, el plan exige que la seguridad del supuesto estado palestino permanezca bajo control israelí, lo cual es otro insulto. Además, todas las carreteras entre las tierras palestinas propuestas son estrechas y fáciles de cortar. En otras palabras, Israel seguiría teniendo un control firme sobre los palestinos.

Reconstruyendo la identidad palestina

El plan de paz Trump también se enfrenta al reto de sustituir el celo ideológico y religioso palestino por las comodidades de una economía desarrollada. Una vez más, tal suposición presupone que los palestinos estarían de acuerdo en vivir bajo el control de los israelíes siempre y cuando consigan una vida mejor al hacerlo.

Dada la reacción oficial de la AP y a la historia pasada, eso no parece probable. La identidad palestina puede ser el mayor obstáculo al que se enfrenta cualquier plan de paz.

Supongamos, por ejemplo, que la AP aceptara alguna versión del plan Trump. ¿Y luego qué?

¿Se mudarían 5 millones de palestinos a sus nuevos territorios, irían a sus trabajos de oficina y se convertirían en contadores de clase media con apartamentos de tres habitaciones, un sedán Audi y un plan de jubilación?

Tal vez.

Llevar cualquier normalidad implicaría desenmarañar y deslegitimar tres generaciones de propaganda anti-israelí que se han inyectado en su cultura y que ahora está arraigada en la identidad palestina.

¿Cómo renegar de todo eso y no parecer un traidor a su pueblo y a su causa?

Forjar una nueva cultura palestina que abarque la coexistencia en lugar del conflicto requeriría sin duda alguna reformar el núcleo de su identidad. ¿Podría un odio tan arraigado hacia Israel desenrollarse realmente de la visión de los palestinos de quiénes y qué son?

¿Quién se queda con el petróleo?

En un nivel más básico, ¿hasta qué punto un nuevo Estado de Palestina estaría realmente en control de las enormes sumas de dinero que fluyen de Estados Unidos, Israel y otros Estados árabes? ¿Estaría una nueva Palestina bien financiada tentada de usar el dinero para fines nefastos, como lo han hecho en el pasado?

¿Y qué hay de los vastos campos de petróleo de Leviatán en el Mediterráneo Oriental, y otros, que están justo frente a la costa de Gaza? ¿Tendrán los palestinos algún grado de propiedad sobre estos, que actualmente están bajo control israelí? ¿O permanecerán, como la cuestión de la seguridad, bajo la “supervisión adulta” de Israel?

Tendencia demográfica a favor de los palestinos

Por todas estas razones, los palestinos no se inclinan a aceptar el plan de paz de Trump. Y no tienen que hacerlo. El liderazgo palestino sabe que la demografía está a su favor. Asimismo, saben que los israelíes también lo saben.

Israel quiere desactivar la bomba de tiempo palestina; la AP quiere hacerla aún más destructiva. El plan es claramente un llamamiento a los palestinos de a pie, un soborno para rechazar el liderazgo palestino y abandonar el compromiso de parte de la AP, y de Hamas, de destruir Israel.

Los aspectos negativos del plan son muchos, empezando por excluir a los palestinos en la fase de planificación. Esa no es la base sobre la que construir una nueva y duradera relación.

James Gorrie es un escritor y conferenciante radicado en el sur de California. Es el autor de “La crisis de China”.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times.

¿Sabía?

Google estaría intentando evitar la reelección de Trump

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época


ACLARACIÓN IMPORTANTE: ReporteroCubano.Net no necesariamente comparte las opiniones políticas que se expresan en los artículos tomados de otros medios de información. | Visite la fuente para más información

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *