El cuento de la pelea del guajiro

La manera agresiva en que algunos nos conducimos
La manera agresiva en que algunos nos conducimos. Dibujo de Laz, Cubano

El guajiro estaba conversando en el parque del pueblo y esto es lo que contaba:

– ¡Muchacho! Lo agarré por el gañote y le di una bofetá que le viró la cara al revés… Entonces le pegué un piñazo con la surda por la quijá que lo tiró por el suelo, y con la misma le fui pa arriba y lo soné por las costillas media docena de veces…

– ¡Espera, espera! ¿Tú estabas peleando con un manco?.. Porque no te he oído mencionar ni un solo golpe que te pegó el otro…

– Bueno, compay, ese es el cuento del otro…

Leave a Reply

Your email address will not be published.