Ejército de EE.UU. usa investigación académica para desarrollar tecnología militar avanzada

En el pasado, los desarrolladores de tecnología militar estadounidense no necesitaban mucha ayuda para avanzar hacia el futuro.

Después de todo, el GPS se había inventado mucho antes de incorporarlo a los mapas de nuestros teléfonos inteligentes, junto con el desarrollo del Internet, la cinta adhesiva, el superpegamento y el microondas, por nombrar algunas innovaciones.

Ahora, sin embargo, los comandantes encargados de vencer a China y Rusia con la última tecnología están recurriendo a los expertos comerciales y a los académicos, quienes alguna vez se aferraron a las coletillas de los militares.

“Hay ciertas tecnologías en las que los mercados comerciales han superado al gobierno”, dijo el Coronel Rex Eiserer, del Comando de la Fuerzas del Futuro del Ejército de EE.UU., a The Epoch Times. “La tecnología digital, el Internet, la conectividad, la inteligencia artificial—en esas áreas, por mucho, la experiencia está en el mercado privado comercial”, dijo.

Eiserer es subdirector de un programa que está estableciendo una nueva forma de trabajar con la comunidad académica. Este es uno de los programas en el proceso de adquisiciones radicales del Ejército, encabezado por el Comando de la Fuerza del Futuro, el ala de modernización de las fuerzas militares.

“El impulso para que el Comando del Futuro del Ejército se pusiera en pie fue darnos cuenta que estamos atrasados en la incorporación de tecnologías en nuestros sistemas disponibles y que son ampliamente accesibles para todos, incluyendo nuestros adversarios”, dijo Eiserer. “Estas son tecnologías de próxima generación, como la IA y los materiales de la próxima generación”.

Centros de Especialistas

El ejército se está renovando en conjunto para alinearse con la Estrategia de Defensa Nacional de 2018, que situó la renovación de la competitividad con Rusia y China como la principal prioridad.

Esta “competitividad de gran potencia” va más allá del campo de batalla, para incluir la política exterior, la economía, la protección de la propiedad intelectual y las relaciones públicas. Cada vez más los analistas han pedido un enfoque del gobierno en la carrera por la supremacía.

El Comando del Futuro del Ejército, de 24.000 efectivos, creado hace solo año y medio, se ubicó en Texas precisamente para forjar estrechos vínculos con la comunidad tecnológica y las universidades.

El helicóptero Sikorsky-Boeing SB-1 Defiant realizó su primer vuelo el 21 de marzo de 2019. (Foto cortesía de Sikorsky y Boeing)

“Aquí la Universidad de Texas, tienen una base bastante fuerte en investigación automática”, dijo Eiserer. “Así que dijimos, ‘OK, esto es genial. Vamos a ayudar a vigorizar esto y a reforzarlo mediante una asociación continua.La Universidad de Texas va a poner piel en el juego, van a facilitarnos un edificio, y luego vamos a financiar proyectos allí. Así que es un enfoque a largo plazo, pueden atraer talento, y podemos aprovechar ese talento”.

La visión a largo plazo es establecer diferentes centros académicos, especializados en diferentes campos, en todo el país.

“Estamos en el paso, probablemente dos o tres, del sendero de una milla de largo”, dijo. “Creo que vamos en la dirección correcta.”

Hay nueve áreas de investigación, dijo Eiserer, quien creen que serán perturbadoras, incluyendo áreas como sistemas autónomos, grandes datos y biología sintética.

“Me encantaría tener asociaciones estratégicas con las principales instituciones de investigación para cada una de esas áreas”, dijo.

El Ejército necesita soluciones más robustas

En Texas, ya están estableciendo un centro de robótica y un centro de navegación con el Comando del Futuro del Ejército, según se anunció en mayo de 2019.

La conducción automática es un área en la que la industria comercial va muy avanzada, dijo Eiserer. Dice que mientras la tecnología de conducción automática se solidifica para los automóviles, conducir tanques a través de un campo de batalla es un juego de pelota diferente.

“Un auto lee las señales de límite de velocidad, sigue las líneas blancas, las líneas amarillas. En términos de IA, es un algoritmo bastante simple de seguir”.

Los soldados de infantería de la 3ª División del Ejército de los EE.UU. utilizan un vehículo de combate Bradley para cubrirse mientras realizan una patrulla vecinal en el perímetro exterior del Aeropuerto Internacional de Bagdad el 8 de abril de 2003. (Scott Nelson/Getty Images)

“Cuando se observa a los militares, nosotros estamos fuera de la carretera, en un área pantanosa, boscosa, desértica, nieve. Ese es un algoritmo mucho más complicado”.

En paralelo con el programa universitario existe el Laboratorio de Aplicaciones del Ejército, que se dedica exactamente al mismo proceso, pero con empresas privadas.

“En lo que me concentro es en tomar estas tecnologías emergentes en estos momentos y tratar de traducirlas en demostraciones de tecnología que podamos utilizar y sobre las que podamos proporcionar retroalimentación”, dijo Eiserer.

Este sistema de retroalimentación entre el ejército y los desarrolladores de tecnología es un enfoque completamente nuevo para las adquisiciones.

“Tan pronto como pueda encontrar una tecnología útil y viable, ahora la puedo enviar al Laboratorio de Aplicaciones del Ejército, quienes pueden ayudar a encontrar una empresa comercial que esté dispuesta a aceptarla. Entonces, podemos aprovechar más tarde para comprarla de nuevo en el sistema”.

El nuevo enfoque permite incorporar a la comunidad tecnológica en una etapa más temprana del proceso.

El Bell V-280 Valor participa en pruebas de vuelo en Amarillo, Texas, julio de 2018. (Foto cortesía de Bell)

“Por ejemplo, el líder podría decir: ‘Oye, creo que no voy a poder usar el GPS en el próximo combate, ¿qué crees que debería usar en su lugar?’” dijo Eiserer.

Entonces habría un proceso de reconocimiento, arrojando diferentes ideas y tecnología emergente.

“En el último año, hemos descubierto potencialmente dos o tres tecnologías potenciales que no conocíamos”, dijo.

Aunque Eiserer dice que trabaja principalmente con profesores de investigación, también están introduciendo problemas simples de menor nivel a las clases de innovación en el campus.

“Los estudiantes universitarios usan eso a lo largo del semestre como un caso para un proyecto”.

La seguridad en la propiedad intelectual

Funcionarios de alto nivel de Estados Unidos han puesto cada vez más énfasis en el problema del robo de propiedad intelectual por parte de China.

El director del FBI Christopher Wray dijo el 23 de julio de 2019 a los senadores que la agencia tiene más de 1000 investigaciones activas sobre robo de propiedad intelectual de Estados Unidos, “casi todas dirigidas a China”.

Eiserer dice que hay protocolos de seguridad en curso. Sin embargo, dice que en algunas áreas, hacer énfasis en la seguridad retrasaría el proceso por tener poco beneficio.

“Hay algunas áreas que necesitamos proteger. Hay algunas áreas en las que estamos tan atrasados que es prudente ser más abiertos, para poder alcanzarlos primero”.

Por ejemplo, dice que los mercados comerciales ya están muy adelantados en cuanto a la tecnología necesaria para que los camiones automáticos del ejército puedan desplazarse fuera del terreno.

“¿Qué beneficio obtengo al mantener algo así en secreto? Hay una compensación”.

El 16 de octubre del año pasado, el Comando del Futuro del Ejército publicó un documento de Modernización del Ejército 2019 (pdf), en el que se continuaba haciendo énfasis en seis áreas prioritarias principales: misiles de largo alcance, vehículos autónomos, helicópteros de nueva generación, mejoramiento de la red, defensa en contra de misiles y letalidad de los soldados.

Parte del enfoque del ejército para desarrollar rápidamente estas áreas es trabajar más estrechamente con la comunidad tecnológica.

El Coronel Eric Smith, responsable de escribir la estrategia, dijo previamente a The Epoch Times que la participación de la comunidad tecnológica más amplia no supone tanto un alejamiento del universo de la defensa más extenso, sino, “más bien un intento de lanzar la red un poco más amplia”.

“Yo no diría que es la respuesta”, dijo. “Yo lo vería más como un apalancamiento de nuestra fuerza como una sociedad abierta orientada al mercado”.

Una imagen de un futuro soldado en un folleto del ejército. (Departamento de Defensa)

Muchos analistas culpan a Estados Unidos por la complacencia que ha reflejado desde la Guerra Fría y por mantenerse distraídos en los esfuerzos de contrainsurgencia durante la guerra contra el terrorismo. Pero Smith dijo que los últimos 15 años también han dejado una lección positiva sobre lo que el Ejército puede lograr cuando se enfoca en un nuevo desafío.

“Siempre me molesta un poco cuando la gente dice que nos hemos quedado atrás”, dijo. “Hemos construido el mejor ejército de contrainsurgencia del mundo porque nos hemos concentrado en él.

“Ahora, estamos cambiando los objetivos porque el entorno operativo está cambiado. Tenemos que reajustar el Ejército en términos de ese nuevo entorno operacional”.

Para los investigadores de la universidad, trabajar con el programa del Ejército aporta una muy valorada experiencia para añadir a su currículum, dice Eiserer.

“Si pueden ganar experiencia relevante, si pueden mostrar el trabajo que hicieron, será muy atractivo para algunas personas”.

***

A continuación

¿Huawei espía a EE.UU. desde Latinoamérica?


ACLARACIÓN IMPORTANTE: ReporteroCubano.Net no necesariamente comparte las opiniones políticas que se expresan en los artículos tomados de otros medios de información. | Visite la fuente para más información

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *