Grupo de jóvenes de Surinam gana con la robótica

Grupo de gente sonriente (© Vyash Hirasingh)
Ashna Mahepal (centro, de frente) posa para una foto con miembros del equipo de genios tecnológicos en Paramaribo (Surinam), el 29 de marzo de 2019. (© Vyash Hirasingh)

No le pregunten a Ashna Mahepal si se siente desalentada por el hecho que no ganaran los equipos que ella llevó al primer concurso internacional de robótica FIRST Global Challenge (en inglés).

Mahepal, de 38, fundadora de la asociación de ayuda a los jóvenes de Surinam Young Help Suriname (en inglés), que entrena a un grupo de jóvenes dedicados a la robótica para la competencia mundial, responderá que el concurso nada tiene que ver con ganar la competencia.

Más bien, agrega, tiene que ver con alentar a la próxima generación de estudiantes de Surinam para que trabajen juntos y construyan robots que pronto puedan ayudar a resolver temas apremiantes de nuestro tiempo, como hacer más sostenible la energía y limpiar los océanos contaminados.

“Es hacer que los nuevos estudiantes formen parte de esta experiencia tan inspiradora, para conectarse con colegas de mentalidad similar”, dijo Mahepal. “Se trata de la amistad y asociación que se crea entre ellos”.

Mahepal es alumna del año 2016 de la Iniciativa de Jóvenes Líderes de las Américas (YLAI, en inglés), un programa de intercambio del Departamento de Estado que ya ha otorgado 250 becas anuales a personas de América Latina y el Caribe.

Mujer parada cerca de un tren (© Sophia-Joy Soli)
Ashna Mahepal explora Detroit en 2017. (© Sophia-Joy Soli)

Esas becas ayudan a los recipientes a que desarrollen iniciativas empresariales. Como directora de Young Help Suriname, Mahepal pasó seis semanas en total en Estados Unidos estudiando negocios y recibiendo asesoría por parte de dos educadores estadounidenses en la Universidad Johnson C. Smith, una universidad afroestadounidense histórica en Carolina del Norte.

La experiencia la puso en contacto con otros brillantes jóvenes participantes que también se animaron a soñar en grande. “Por primera vez en mi vida vi un grupo de gente con las mismas ideas locas que yo tengo”, dijo Mahepal.

Por medio de los contactos con las becas Mahepal escuchó y aceptó dirigir un equipo de robótica de Surinam para competir en Washington contra equipos procedentes de todo el mundo. Con poco más de dos meses de tiempo, utilizó las redes sociales y sus contactos para armar un equipo de tres estudiantes y un asesor. Los estudiantes no sabían nada de robótica pero estaban dispuestos a aprender. El grupo inaugural ocupóؘ el lugar 49 entre los 163 que entraron a la competencia.

Esos estudiantes luego irían a servir como mentores colegas para el equipo de 2018 que compitió en la Ciudad de México ubicándose en el lugar 103 entre 161 equipos, para el equipo de 2019 que compitió en Dubái y se ubicó en el puesto 148 entre 189 equipos, así como para la fundación de genios tecnológicos Tech Genius Project (en inglés) en 2019, que se enfoca en capacitación sobre robótica y en atraer la atención hacia la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

Grupo de gente sonriente (© Kishan Ramsukul)
Ashna Mahepal (centro, a la dcha., sentada) con miembros del equipo de robótica en Paramaribo (Surinam), en octubre de 2019. (© Kishan Ramsukul)

Lo más importante, según Mahepal, es que la exposición en las competencias abre puertas.

Un mentor estudiantil consiguió un trabajo de programador en Telesur, una empresa de telecomunicaciones propiedad del gobierno. Un mentor adulto fue convocado a participar en el Programa de Liderazgo para Visitantes Internacionales (en inglés), un intercambio para líderes empresariales adultos y también consiguió un trabajo en Staatsolie, empresa petrolera del gobierno de Surinam. Otras empresas han ofrecido pasantías a los estudiantes miembros de los equipos.

Los fondos de la embajada también permitieron que algunos de los estudiantes del proyecto de genios tecnológicos de Mahepal pudieran viajar para educar sobre los robots a estudiantes de las comunidades indígenas de Surinam. En general los proyectos sobre robótica han beneficiado a unos 400 estudiantes de Surinam.

La autora de este artículo es la redactora independiente Lenore T. Adkins.


ACLARACIÓN IMPORTANTE: ReporteroCubano.Net no necesariamente comparte las opiniones políticas que se expresan en los artículos tomados de otros medios de información. | Visite la fuente para más información