Las bombas nucleares sobre Hiroshima y Nagasaki

Explosion nuclear

El 6 de Agosto del 1945 un bombardero B-29 americano arrojó sobre la ciudad japonesa de Hiroshima la bomba atómica conocida como Little Boy y tres días después, el 9 de Agosto, lanzó una segunda bomba sobre la ciudad de Nagasaki. Se estima que cerca de medio millón de personas murieron de inmediato.

Nagasaki a unos 700 metros del hipocentro de la explosión como se veía el 10 de Agosto del 1945. Foto: Yosuke Yamahata
Ruinas humeantes de Nagasaki a unos 700 metros del hipocentro de la explosión como se veía el 10 de Agosto del 1945. Foto: Yosuke Yamahata

Las actuales tensiones nucleares generadas por Rusia y China que respaldan a los sanguinarios regímenes de Irán y de Corea del Norte han llevado a la humanidad a recordar la importancia de evitar que se repita un trágico episodio como el ataque nuclear contra Japón para forzarlo a rendirse durante la II Guerra Mundial.

Los casi 500 mil muertos por la explosión de bombas nucleares sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki en Agosto del 1945, son el recordatorio de por qué no debe tolerarse el tipo de conducta como la del régimen de los ayatolas en Iran y la conducta guerrerista de los líderes militares de Corea del Norte.

El Alcalde de Hiroshima, Kazumi Matsui, ha dicho que “cuando la humanidad deja de ver la realidad y se olvida de la Historia, pueden repetirse terribles errores”. Durante el acto para conmemorar el 73 aniversario del lanzamiento de la bombas atómicas por parte de EE.UU. sobre Hiroshima y Nagasaki el Primer Ministro japonés, Shinzo Abe, dijo que “No se debe repetir lo que pasó en Hiroshima y Nagasaki”.