Los colegios y universidades históricos afroamericanos

Cuando Crystal deGregory iba creciendo en Las Bahamas en la década de 1990 se enteró, por medio de su profesora de matemáticas y de otros profesionales, de que existía la Universidad de Fisk, una universidad históricamente afroamericano en Tennessee.

Cuando estaba en el último año de la escuela secundaria deGregory pensaba que no era candidata a recibir educación superior. Sus alergias hacían que faltara a clases, perjudicando su progreso académico. Y la cultura de su escuela no encajaba con ella.

Crystal deGregory tiene titulación por la Universidad de Fisk, grados de maestría y doctorado de la Universidad de Vanderbilt y una maestría de la Universidad Estatal de Tennessee. (Foto cedida por Crystal A. deGregory)

Pero el entonces director de admisiones en la Universidad de Fisk, Anthony E. Jones, visitó la escuela de deGregory en un viaje de reclutamiento. “A él no le impresionaron esas realidades tan auténticas. Estaba convencido de que yo podría tener éxito en Fisk, y me convenció de ello”, dice deGregory, fundadora del sitio web HBCUstory.org (en inglés) en el que compila relatos sobre los colegios y universidades históricamente afroamericanos (historically black colleges and universities, HBCU).

Fisk es una de las ciento una entidades educativas que el Departamento de Educación de Estados Unidos reconoce como HBCU (en inglés). Estas fueron establecidas antes de 1964 principalmente para educar a los afroamericanos y están acreditadas por una organización nacionalmente reconocida. La Ley de Educación Superior de 1965 estableció el término “HBCU” y amplió la financiación federal para estas universidades.

Algunos son colegios universitarios con programas de cuatro años y otros son colegios comunitarios de dos años. Incluyen de todo, desde facultades de derecho y medicina hasta escuelas que ofrecen titulaciones en artes liberales o teología. Estudiantes de cualquier raza pueden asistir a las HBCU y no todas las HBCU son de predominancia negra. Alrededor de 300.000 alumnos asisten a escuelas HBCU.

Aunque inscriben al 10 por ciento de todos los estudiantes universitarios afroamericanos, las HBCU producen casi el 20 por ciento de todos los graduados afroamericanos y un 32 por ciento de los graduados afroamericanos de campos CTIM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas) según el United Negro College Fund (Fondo Colegial Negro Unido, en inglés), una organización filantrópica.

Mapa de Estados Unidos que muestra el número de HBCU (Depto. de Estado/S. Gemeny Wilkinson)

Las primeras HBCU: la Universidad de Wilberforce en Ohio, la Universidad Cheyney de Pensilvania y la Universidad Lincoln, también en Pensilvania; fueron establecidas en el norte de Estados Unidos, antes de la Guerra Civil americano, cuando la discriminación impedía a los estudiantes negros asistir a universidades tradicionalmente para blancos. Esas HBCU educaron maestros, ministros religiosos y comerciantes negros.

Tras la Guerra Civil y la Reconstrucción (1865–1877) las HBCU fueron establecidas en los estados del sur para crear una clase educada entre la gente recién emancipada que había sido esclavizada, dice Sydney Freeman Jr., profesor asociado en la Universidad de Idaho.

Actualmente las HBCU mantienen su reputación de excelencia. “Cada institución es única y es un componente importante en el tejido educativo de este país”, expresó en una declaración la secretaria de Educación de Estados Unidos, Betsy DeVos.

Alumnado que deja su marca

Con sus grandes dotaciones y activos exalumnos las más conocidas HBCU (en inglés) son la Universidad de Howard en Washington, el Colegio Universitario Spelman, un colegio universitario femenino en Georgia; el Colegio Universitario Morehouse, un colegio universitario masculino cerca de  Spelman; y la Universidad de Hampton en Virginia. Esas y otras HBCU tienen una larga lista de exalumnos que han logrado reconocimiento.

La heroína de los derechos civiles Diane Nash estudiaba en Fisk cuando organizó las “marchas de la libertad” (Freedom Rides), atrajo a estudiantes y a exalumnos de otras HBCU, entre ellos al que en el futuro llegaría a ser representante en el Congreso de Estados Unidos John Lewis del Colegio Universitario Bautista Americano y a Margaret Winonah Beamer Myers (una estudiante blanca) de la Universidad Estatal Central. Su activismo favoreció la desegregación en las instalaciones de los autobuses interestatales.

Varias personas hacen fila con las manos entrelazadas, otros detrás de ellos (© Eldred Reaney/The Tennessean-USA Today Network)
Diane Nash, centro, lidera manifestantes que protestan por la brutalidad policial en Nashville, Tennessee en 1961. (© Eldred Reaney/The Tennessean-USA Today Network)

Bayard Rustin, exalumno de Wilberforce y Cheyney, ayudó a organizar el boicot contra los autobuses en Montgomery y la Marcha a Washington en la que Martin Luther King Jr., egresado del Colegio Universitario Morehouse, pronunció su discurso conocido como “Tengo un Sueño”.

En 1954, el licenciado en derecho por la Universidad de Howard, Thurgood Marshall, junto a un equipo de otros abogados acabó con la segregación en la educación pública al ganar la trascendental demanda “Brown contra la Junta de Educación de Topeka (Kansas)”, en el Tribunal Supremo de Estados Unidos. (Marshall llegó a ser juez del Tribunal Supremo en 1967).

Thurgood Marshall frente a un edificio de estilo clásico (© Hank Walker/The LIFE Picture Collection/Getty Images)
Thurgood Marshall frente al Tribunal Supremo de Estados Unidos durante el juicio del caso Brown contra la Junta de Educación. Años más tarde ingresó en el Tribunal como juez (© Hank Walker/The LIFE Picture Collection/Getty Images)

“No podemos hablar sobre los derechos civiles sin hablar de las HBCU. Es imposible”, afirma Leslie Jones, egresada de Howard y fundadora de The Hundred Seven (en inglés), una entidad que promueve las HBCU.

Recientemente varios abogados que fueron formados en universidades HBCU comenzaron a preparar casos contra acusados de matar a personas negras. Por ejemplo, L. Chris Stewart (egresado de la Universidad de Xavier y de la Facultad de Derecho de la Universidad Howard) representa a la familia de Rayshard Brooks (en inglés) en Georgia. (Brooks, un hombre negro de 27 años fue acribillado a balazos y muerto por un oficial de policía de Atlanta, el 12 de Junio. El oficial fue despedido y acusado de asesinato).

Otra universidad HBCU, Texas Southern University reservó una beca completa (en inglés) para la hija de 6 años de George Floyd, para cuando tenga edad de ir a la universidad. (Floyd, un hombre negro de 46 años, fue asesinado por un policía durante un arresto ocurrido el 25 de Mayo en Minneapolis. Los oficiales involucrados fueron despedidos y acusados de asesinato y otros delitos).

Aunque es impresionante egresar activistas y expertos legales, las HBCU son mejor conocidas por dar a estudiantes como deGregory un Mayor sentido de sus posibilidades. En 1999 deGregory fue la primera en su familia en matricularse en una universidad. Anthony Jones, el reclutador (ahora rector asociado en la Universidad de Howard) ayudó a deGregory a obtener una beca parcial en Fisk y le prometió a su madre que pondría en un avión a deGregory de regreso a casa si ella no podía soportar los estudios. La madre confió en él, y en la escuela, recuerda Jones.

Si deseas estudiar en Estados Unidos, explora el sitio EducationUSA (en inglés).


ACLARACIÓN IMPORTANTE: ReporteroCubano.Net no necesariamente comparte las opiniones políticas que se expresan en los artículos tomados de otros medios de información. | Visite la fuente para más información

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

%d bloggers like this: