2 soldados estadounidenses asesinados en Afganistán fueron identificados, anuncia el Pentágono

El Pentágono confirmó la muerte de dos soldados de Illinois y Virginia el sábado pasado en Afganistán debido a una bomba colocada al borde de la carretera.

Los dos soldados, fueron identificados como el sargento Ian P. McLaughlin, de 29 años, de Newport News, Virginia; y el soldado Miguel A. Villalón, de 21 años, de Joliet, Illinois, cuyos nombres se dieron a conocer en un comunicado del Departamento de Defensa el domingo. Ambos soldados fueron asignados a la 82º División Aerotransportada con base en Fort Bragg, Carolina del Norte, según la el comunicado.

“Los soldados estaban llevando a cabo operaciones como parte de la Misión de Apoyo Resuelto de la OTAN. El incidente está bajo investigación”, escribió el Pentágono.

Villalon y McLaughlin murieron en acción cuando su vehículo fue alcanzado por un artefacto explosivo improvisado (IED) al lado de la carretera, sostuvo la agencia.

Los talibanes se atribuyeron inmediatamente la responsabilidad del ataque, según informaron el sábado CBS News y otros medios de comunicación. Qari Yusouf Ahmadi, un portavoz talibán, mencionó a la agencia de noticias que el ataque ocurrió en la provincia de Kandahar, en el sur del país.

Sus muertes son las primeras para los soldados estadounidenses en Afganistán en 2020. Actualmente, cerca de 13,000 soldados estadounidenses están desplegados en Afganistán, según el Army Times.

Más de 2,400 miembros del servicio estadounidense han muerto en Afganistán durante la guerra de casi 19 años. Y el año pasado fue uno de los más mortíferos de los últimos años, cuando Estados Unidos intentó mantener conversaciones de paz con el régimen talibán. Veintitrés soldados estadounidenses fueron asesinados.

El líder Talibán decidió a finales de diciembre apoyar un cese de fuego temporal para permitir que se firmara un acuerdo de paz, pero nunca anunció cuándo entraría en vigor. La confirmación final requerida de su líder, Maulvi Hibatullah Akhundzada, nunca fue anunciada.

El embajador de EE.UU. en Afganistán, John Bass, asiste a una conferencia de prensa durante la Conferencia de la ONU sobre Afganistán en Ginebra el 27 de noviembre de 2018. (Fabrice Coffrini/AFP vía Getty Images)

Dos miembros del servicio estadounidense murieron cuando su helicóptero se estrelló en la provincia oriental de Logar en noviembre. Las fuerzas armadas estadounidenses de entonces dijeron que los informes preliminares no indicaban que fuera causado por fuego enemigo. Sin embargo, los talibanes dijeron que habían derribado el helicóptero, una afirmación que las fuerzas armadas estadounidenses calificaron de falsa.

La semana pasada, John Bass, el embajador estadounidense en Afganistán, renunció a su cargo en una salida prevista, afirmó el lunes el Departamento de Estado.

“Como diplomáticos, rara vez permanecemos en el país el tiempo suficiente para ver y experimentar una historia completa. Llegamos en medio de una historia. Nos enteramos de los capítulos que nos perdimos. Y a veces nos convertimos en parte de la historia”, señaló Bass en un vídeo de despedida en las redes sociales. “Ninguno de nosotros sabe cómo terminará esta historia, este capítulo del gran relato de este país y su gente”, agregó.

Associated Press contribuyó a este informe.

***

A continuación

Maoístas de EE.UU. apoyan al movimiento revolucionario mexicano


ACLARACIÓN IMPORTANTE: ReporteroCubano.Net no necesariamente comparte las opiniones políticas que se expresan en los artículos tomados de otros medios de información. | Visite la fuente para más información

Leave a Reply

Your email address will not be published.